Diez planes alternativos para sentir Asturias

El Principado ofrece tantas actividades como ideas tengas en mente para disfrutar de la naturaleza y las buenas costumbres

Asturias planes iglesia skate barayo virgen acebo gmonéu oscos redes collage

Quien venga a Asturias sabe a golpe de click cuáles son aquellos lugares que no pueden faltar en su visita, como acudir a Covadonga, realizar una ruta por los impresionantes Picos de Europa o, si el tiempo lo permite, animarse a descender el río Sella. Pero más allá de estas maravillosas -aunque algo manidas- opciones, el Principado es mucho más. Para aquellos que no se quieran quedar en la superficie y busquen planes alternativos que a su vez les permitan vivir la naturaleza y las buenas costumbres de Asturias, he aquí las recomendaciones:

1. Un santuario nacido también un 8 de septiembre

¿Conoce el segundo santuario más importante de Asturias? Pues se encuentra a 12 kilómetros de Cangas del Narcea, a una altitud de 1,280 metros. Parece casualidad pero el día de la virgen de Covadonga, 8 de septiembre, se creó el santuario de Nuestra Señora del Acebo. Data del año 1575, cuando se dice que tuvo lugar el primer milagro en el mismo lugar donde estaba una antigua capilla. Milagro tras milgro la voz se corrió a lo largo y ancho del Principado, provocando que muchos devotos acudieran al lugar de oración. Todo ello provocó que empezara la construcción de un templo cuya obra tardaría 15 años en culminarse. A nivel arquitectónico es de planta de cruz latina, con una torre al frente y una sacristía adosada al ángulo sureste, de construcción sobria en piedra pulida.

Santuario de Nuestra señora del Acebo
Santuario de Nuestra señora del Acebo

Para celebrar su aniversario, cada 8 de sptiembre tiene lugar una grandiosa romería, en el Día de las Promesas y el domingo siguiente, Día de las Ofrendas, se celebra con una procesión y bendición de ganado.

Acudir allí además propicia entrar en un estado de calma y paz, ya que al no estar masificada, en el entorno se siente el rumor de la naturaleza viva.

2. La comarca más rural y pura

Quizás lo más habitual sea acercarse a alguna zona del oriente como Llanes o Ribadesella cuando uno acude a Asturias. Sin embargo, en el occidente existe una comarca cuya pureza resalta con fuerza. La comarca de los Oscos es una de las seis Reservas de la Biosfera de Asturias, seña que no da lugar a dudas: se trata de un territorio cuya naturaleza está más que cuidada.

La tranquilidad que emana de cada rincón de la comarca la convierte en un lugar ideal para practicar senderismo o cualquier otra actividad en esa naturaleza tan verde, de dulces valles y suaves montañas rodeadas por los sonidos de los bosques y ríos.

La comarca de Los Oscos
La comarca de Los Oscos

Además, es la única de las reservas de la región que tiene costa, ya que las villas marineras de Castropol y Figueras se encuentran en la zona. Allí, los más atrevidos pueden animarse a realizar actividades como kayak, windsurf o esquí acuático mientras se disfruta de las vistas.

Y aún hay más. La comarca se diferencia por ser un espacio con una etnografía e ingenios hidráulicos únicos en España. Así, no pueden faltar en la visita acudir al conjunto etnográfico de Mazonovo, en Santa Eulalia de Oscos, al de Teixois y el museo de los Molinos, en Taramundo, o a la casa del Marco, en San Martín de Oscos.

En esta zona no hay espacio para el aburrimiento. Entre el mar y las villas marineras, una buena degustación de ostras tras practicar deportes acuáticos, la maravilla de los conjuntos etnográficos, las sendas fluviales y los palacios y monasterios que pueblan la zona, no sabrá cómo ha tardado tanto en acudir a una zona tan natural, sostenible y hermosa.

3. De ruta por Redes

Además de los Picos de Europa, en Asturias existen parques naturales que nada tienen que envidiar al más conocido. Entre ellos se encuentra el parque natural de Redes, que desde 2001 es, además, Reserva de la Biosfera.

Su paisaje es rico en cuanto formas y relieves. En él se pueden encontrar formaciones como morrenas o circos, de origen glaciar, cuevas y amplios campos verdes, lo que facilita poder realizar una buena ruta al aire libre -y también algo más despejada de viandantes que otras más concurridas-.

Parque Natural de Redes
Parque Natural de Redes

En sus alturas sobresalen cumbres como la Peña 'l Vientu, Cantu l'Oso y la Rapainal, esta última alcanza el punto más alto del parque con 2.002 metros. Sin olvidar sus valles completamente abiertos, bordeados por ríos cuya acción sobre las rocas a lo largo de los años han formado asombrosos desfiladeros de caliza, como el río Alba o el de los Arrudos, que dan nombre a las rutas preferidas por los aventureros.

También en el interior de sus frondosos bosques descansan las especies más características del norte, como el oso pardo, el urogallo o el lobo, así como las mayores poblaciones de rebecos y ciervos de Asturias.

4. Una piscina en un lugar inusual

A la vera de la sierra de San Isidro, justo al lado del campo de fútbol, el viajero se encontrará con un paraje de montaña sin paragón. Se trata del área recreativa de montaña situada en el Alto del Folgueiróu, en Illano, cuya piscina permitirá refrescarse a la par que se disfruta de una grandiosa vista a la naturaleza.

Piscina de Illano

Además, dispone de bolera, campo de fútbol y de tiro al plato, también está el centro de interpretación de la Naturaleza. Desde la zona se divisan diversas localidades del entorno y sus bosques, y está abierta al sur, lo que la convierte en perfecta para visualizar el cauce del embalse de Doiras. Con tantas opciones, se plantea como un plan perfecto para pasar el día con buena compañía.

5. Una escuela como las de antes

Para plan diferente nada como visitar una antigua escuela construida en 1908 y conservada como si aún estuviera viva. Un viaje en el tiempo que tiene lugar en Cabranes con el fin de que el viajero sienta cómo era la vida escolar en este concejo del interior de Asturias.

Aula republicana del Museo de la Escuela de Cabranes
Aula republicana del Museo de la Escuela de Cabranes

Allí, cada detalle está cuidado al mínimo, ya que se incluyen también los utensilios que cada alumno llevaba en la época, así como los libros, mapas y mobiliario del pasado. Además, cuenta con un piso superior formado por dos viviendas destinadas a residencia del maestro, la maestra y sus respectivas familias.

La visita ofrece un recorrido cronológico que permite conocer las características de la educación en Asturias de manera didáctica y recreativa. Un reflejo fiel de antes que reluce con el presente.

6. Un descenso despejado

¿Sabía que también se puede hacer el descenso por otros ríos de Asturias? Entre ellos, por el río Nalón, menos conocido que el Sella por los viajeros pero igual de adecuado. De hecho, se beneficia de ese factor ya que no se ve afectado por la masificación. El Nalón es el río mayor de Asturias, que abarca desde San Román a Pravia. Gracias a que es una actividad que siempre se realiza bajo la supervisión de monitores, es apta para realizar en familia.

Desembocadura del río Nalón
Desembocadura del río Nalón

Además de ser una aventura divertida, es una actividad llena de deporte, ya que permite acercarse a la vida de un piragüísta desde el principio, con clases de remo, culturales y medioambientales para entender las características del entorno y fauna presente en el Bajo Nalón.

Su gran caudal y la corriente continua ayuda a la canoa a descender gran parte del recorrido sin apenas tener que esforzarse, por lo que los niños no sentirán gran cansancio pero sí mucha diversión.

7. Una iglesia peculiar

Quizás sea extraño entrar a una iglesia y descubrir que en lugar de arte sacro hay arte urbano, que en lugar de bancos hay pistas de skate. Si se acerca a Llanera podrá descubrir este santuario un tanto peculiar. Se trata de la iglesia de Santa Bárbara. Por fuera mantiene la arquitectura propia de un templo de esas características. Por dentro, como estaba desacralizada desde hace años, un grupo de creativos llamado Church Brigade, entre los que se encontraba el conocido grafitero Okuda, decidió lanzar una campaña de crowfunding para convertirla en una pista de skate.

.Una iglesia desacralizada en Asturias es ahora un templo del skate.
Una iglesia desacralizada en Asturias es ahora un templo del skate.

Gracias a que pudieron superar la cifra estimada para la rehabilitación, el lugar se ha convertirdo en un espacio lleno de luz, color y vida. Un cambio total que deslumbrará a todo aquel que la quiera descubrir.

8. Un paisaje pintoresco

En el occidente hay playas más que conocidas por turistas y locales, pero si se mira más allá podrá dar con una menos explotada. La playa de Barayo, entre Valdés y Navia, y el paisaje que la rodea se han ganado la protección bajo el sello de Reserva Natural Parcial. Su arenal es de grano fino y oscuro y tiene una longitud de unos 670 metros. Se puede acceder a ella desde Vigo (Navia) o Sabugo (Otur). Una vez allí, si el viajero decide adentrarse al mar, podrá encontrarse algunas cavernas denominadas Las Sántinas que, con marea baja, pueden visitarse.

Playa de Barayo
Playa de Barayo

Esta playa tiene todo lo que hace falta para disfrutar de la naturaleza y la tranquilidad: río, mar y bosque. Sus aguas poco peligrosas y con ausencia de corrientes submarinas son idóneas para el baño. Además, su fisonomía abierta al mar y su oleaje moderado la convierte en el lugar perfecto para la práctica de deportes acuáticos como vela, surf, windsurf o buceo. No obstante, en su parte más oriental el estuario confluye con el mar y garantiza el baño para los más pequeños gracias a una piscina fluvial que se presenta idónea cuando baja la marea.

9. El arte de la otra cueva

No todo el arte rupestre está en Tito Bustillo. Y es que en la segunda mitad del siglo XIX, un paisano apodado como Cristo descubría en San Román, Candamo, una cueva plagada de pinturas rupestres. Pero no sería has el año 1914 cuando se produciría su descubrimiento científico de manos del Catedrático de Geología de la Universidad Complutense Eduardo Hernández Pacheco, al identificar la existencia de pinturas y grabados. Seguidamente, el prehistoriador asturiano Conde de La Vega del Sella reconoce la cavidad identificando su arte. Así comienza la historia contemporánea de la cueva de La Peña, declararada Monumento Nacional en 1942 y Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008. La cueva se localiza concretamente en el curso bajo del río Nalón, muy cerca de su desembocadura, y constituye la cavidad con arte paleolítico más occidental del continente europeo.

Centro de interpretación de la Cueva de Candamo
Centro de interpretación de la Cueva de Candamo

Tras varios estudios la cueva fue datada en 18.000 años, en el llamado periodo solutrense, aunque se discute si algunos de los grabados pertenecen a momentos anteriores o posteriores. Diversas interpretaciones del arte de esta cueva aseguran que sus pinturas tuvieron un sentido mágico-ritual para los hombres paleolíticos que las plasmaron. Esta hipótesis se ve reforzada por investigaciones arqueológicas en las que no se encontraron apenas restos ni utensilios propios de haber hecho vida dentro de la cueva. Esto ratifica que las entradas que realizaron fueron limitadas y en momentos muy concretos.

Sin duda, en su interior se encuentran secretos, arte y magia. Valdrá la pena acercarse para dejarse llevar por la curiosidad de lo nuevo.

10. Un queso de categoría

Asturias es tierra rica en quesos. En el exterior se ha dado a conocer mucho el cabrales; sin embargo, las variadades son infinitas. Entre los mejores se encuentra el Gamonéu, un queso con Denominación de Origen Protegida (DOP) que se elabora con mucho mimo en Onís.

Queso Gamonéu
Queso Gamonéu

Ubicado en un lugar privilegiado, el concejo se rodea de monte, aldea, majadas y pastores. A su llegada, si hace parada en Benia, la capital, podrá saborear este teroso gastronómico de textura y sabor inolvidables. Además, sus habitantes estarán encantados de compartir tiempo y experiencia con las dudas del viajero.

Si después de visitar el pueblo aún tiene ganas de más, puede tomar dirección hacia los pueblos de Gamonéu de Onís y de Cangas, donde podrá disfrutar durante el camino de hermosas vistas, de vida rural, de pureza.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

Diez planes alternativos para sentir Asturias