Redacción

Las poco acertadas apuestas de Mercedes Fernández en el proceso de Primarias del PP han acabado con este peculiar viaje en globo, ayer en el Carmín de la Pola.  Quizá para espantar su falta de puntería electoral, la presidenta del PP se dio un viaje por las alturas junto a Susana López Ares, diputada y candidatable a ser aspirante a alcaldesa de Oviedo. Recordemos: primero se acercó indisimuladamente a Alberto Núñez Feijóo como futuro presidente. Ante la negativa del presidente de la Xunta, Cherines desvió la mirada hacia Dolores de Cospedal, que siempre ha sido una aliada fiel. Tras la sonora derrota en las primarias de la secretaria general, Mercedes Fernández se dejó cortejar por el sorayismo y el casadismo. Durante días dehojó la margarita. Y a escasas 24 horas del cónclave de este pasado fin de semana, se dejó llevar por un arrebato y decidió mojarse por Sáenz de Santamaría. Cualquier otro habría sido más cauto, pero a Mercedes Fernández le sobró valentía o quizá prudencia. Descolocada tras la victoria de Pablo Casado, a Cherines le toca ahora cicatrizar heridas e intentar mantener su cuota de poder en el partido en Asturias. Mercedes Fernández se apresuró al domingo en elogiar al nuevo presidente del partido y en reiterar en dos ocasiones una misma frase: «Hay personas que no pueden liderar las candidaturas». ¿Teme todavía un golpe de timón del gabinismo en Oviedo? Una vez que Agustín Iglesias Caunedo renunció a la candidatura, ¿teme que el gabinismo le imponga la candidatura, aprovechando su momento de debilidad en Génova? Este periódico ya publicó en su día los movimientos en el gabinismo. Seguiremos informando.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

El viaje por las alturas de «Cherines»