Redacción

El fiscal ha asegurado hoy que el histórico dirigente sindical José Ángel Fernández Villa «dominaba con mano de hierro» el SOMA, del que «era el amo», y que su conducta de «corromper el sindicato es una actitud mantenida en el tiempo», por lo que mantiene su petición de cinco años de cárcel por un delito continuado de apropiación indebida.

El Ministerio Público se ha manifestado en estos términos en la última sesión del juicio que se celebra en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, y en el que Fernández Villa, quien dirigió el sindicato durante 35 años, está acusado de desviar 34.158 euros del SOMA-UGT a su patrimonio personal.

Por su parte, el abogado Miguel García Vigil, que ejercita la acusación particular en representación del sindicato, también mantiene su petición de seis años de prisión, mientras que la letrada defensora, Ana García Boto, interesa la libre absolución y ha reiterado que ha visto vulnerado su derecho a un juicio justo.

El juicio, que se inició el pasado 27 de junio, ha sufrido varias suspensiones debido a los dos ingresos hospitalarios consecutivos que el ex secretario general, de 75 años, ha sufrido al término de las sesiones.

Su defensa ha intentado, sin éxito, que el juicio se pospusiera apelando a su delicado estado de salud y aportando informes médicos, pero, en todas las ocasiones, el tribunal ha desestimado su solicitud.

La última ocasión fue pasado lunes, cuando la presidenta del tribunal, María Luisa Barrio, ordenó la comparecencia del acusado, ante su ausencia a la vista, alegando que se encontraba en su domicilio recuperándose de su última indisposición y, tras ser obligado a personarse, se presentó media hora después de la hora señalada.

A lo largo de las sesiones se han vivido momentos de gran tensión, ante las continuas protestas de la defensa por considerar vulnerado su derecho a «un juicio justo» y su enfrentamiento con la presidenta del tribunal, que incluso ha llegado a afirmar que «no la rete».

Junto a Fernández Villa en el banquillo se ha sentado Pedro Castillejo, exgerente de la fundación Infide, dependiente del sindicato minero, y para el que el Ministerio Público pide tres años y medio, y cinco el SOMA-UGT.

Valora este artículo

1 votos
Tags
UGT
Comentarios

El fiscal sobre Villa: «Era el amo del SOMA y lo corrompió»