El valor en el mercado de la cocaína incautada en el Cantábrico alcanza los 2 millones

Las asociaciones de la Guardia Civil sostienen que los fardos encontrados suponen el segundo decomiso más importante de una década

.

Redacción

Las asociaciones profesionales de la Guardia Civil del Principado de Asturias calculan en torno a dos millones de euros el valor mínimo del alijo de cocaína que se ha ido recuperando este mes, frente al litoral asturiano, en varias operaciones a través de la incautación de fardos de 20 kilogramos cada uno hasta completar aproximadamente 200 kilogramos y se ha convertido en el segundo mayor decomiso de esta droga de la última década.

Los portavoces en Asturias de la Unión de Guardias Civiles (UniónGC) y la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) aseguran que la droga intervenida siempre triplica su valor una vez que llega al mercado negro, tras pasar por un proceso previo de adulteración.

El caldo de cultivo

La Unión de Guardias Civiles (UniónGC) considera que Asturias es una vía de entrada cuando Galicia está «difícil» para las bandas del narcotráfico por las fuertes y constantes vigilancias a las que están sometidos sus integrantes. «En el norte no es como en el sur donde parte de la población viven de esta actividad ilegal. En Asturias el control informal es muy fuerte y la población colabora con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, por lo que es más fácil la vigilancia, mientras que en los lugares donde la degradación social hace justificable el delito, el caldo de cultivo para la introducción de droga entre otros delitos, está servida», explican desde la asociación.

A su juicio, la cocaína intervenida rondará como mínimo los dos millones de euros, una vez que la droga llega al mercado negro y teniendo en cuenta que la aprehensión es «de buena pureza y la cortan aproximadamente con un 40 por ciento».

El secretario general de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en Asturias, Alberto García Llana, advierte que este alijo alcanza una pureza superior al 90% y explica que las cifras que manejan son más elevadas, aproximadamente de entre 30.000 y 40.000 euros cada kilogramo. «A partir de ahí, lo habitual es que un kilogramo en la calle daría un beneficio mínimo del triple de su valor, una vez adulterada. Este importe puede subir o bajar dependiendo de la cantidad de droga que entre y su destino, porque no vale lo mismo en Asturias que en Madrid, donde es más cara», explica Llana.

Desde Galicia y Portugal

El alijo incautado hasta el momento sería la segunda mayor aprehensión de droga que se recupera flotando en alta mar, si la cantidad final intervenida se sitúa aproximadamente en 200 kilogramos. El decomiso más importante que le precedió se produjo en el año 2011 cuando los agentes se incautaron de 260 kilogramos entre Peñarrubia y Candás.

Para el secretario general de AUGC en Asturias, la hipótesis más probable sobre la razón de que la cocaína estuviera fondeada y esté apareciendo, de forma paulatina, es que una embarcación pesquera o deportiva trajera la droga desde Galicia «e incluso Portugal que se está convirtiendo en un punto importante de trasbordo», añade, y apunta a que una de las tesis que se baraja es que por una avería o por el mal tiempo los narcotraficantes se tuvieran que deshacer del alijo al llegar a la costa y que fallara el encuentro con la embarcación o los contactos en tierra que deberían hacerse cargo de ella.

La ruta de los narcotraficantes

«En todo el norte hay calas y playas pequeñas con fácil acceso por carretera o todoterrenos que llegan hasta la misma orilla y pueden hacer un traslado rápido», comenta el secretario general de AUGC, que estima que, por la zona donde han aparecido los fardos, la hipótesis que cobra más fuerza es que «se dejaran más o menos en la frontera entre Galicia y Asturias».

Alberto García Llana apostilla que otra de las posibilidades que se barajó es que la droga estuviera fondeada y por el temporal con mar de fondo o un mercante lo desanclara. «Es probable que no llevara en el mar más de una semana, como mucho», señala el portavoz de AUGC.

En su opinión, el Principado entra dentro del campo de operaciones de las bandas del narcotráfico cada vez con más intensidad. «Es una ruta que se está convirtiendo en habitual, aunque principalmente es de paso hacia Cantabria y País Vasco y suele utilizarse sobre todo en verano, cuando el tiempo en el mar es mejor y aumenta considerablemente el movimiento de pesqueros cerca de las costas y principalmente de barcos recreativos, con destino a los puertos deportivos del norte y en tránsito hacia y desde el Mediterráneo».

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

El valor en el mercado de la cocaína incautada en el Cantábrico alcanza los 2 millones