Liberbank ofrece contratos de 40 minutos semanales a las limpiadoras

La mayoría de las trabajadoras opta por abandonar ya que no pagan desplazamientos y para acumular dos horas en oficinas deben hacer seis de recorrido

Cajero de Liberbank
Cajero de Liberbank

Redaccion

Es un caso de precariedad laboral tan extremo que muchas de las trabajadoras simplemente están optando por abandonar porque llega a costarles dinero mantener su empleo. En Liberbank, la antigua Cajastur, ofrece a las limpiadoras contratos de apenas 40 minutos semanales, contratos que se van encadenando semana tras semana pero que apenas llegan a sumar unas horas al final del mes; y el rendimiento en el salario llega a ser igual de escaso: según algunos cálculos apenas 40 euros mensuales. «Lo que están haciendo la mayoría de las limpiadoras, literalmente es marcharse, porque antes lo que hacían muchas era agrupar y, si por ejemplo estaba en Laviana se cogían también la oficina de El Entrego e iba trasladándose de sitio en sitio, por ejemplo Cabrales con Cangas de Onís», explica Rafael Bravo de la Federación de Construcción y Servicios de CCOO en Asturias. Pero a la larga ni siquiera llega a compensarles, «porque no les pagan desplazamientos; a lo mejor trabajas dos horas y tienen que hacer 6 de recorrido».

Ninguna de las trabajadoras afectadas quiso hacer declaraciones por temor a las represalias. En todo caso desde CCOO destacan que esta práctica comenzó en Asturias y la entidad financiera ha ido extendiéndola al resto de sus oficinas en el conjunto del Estado. Todo este proceso está estrechamente relacionado con una reestructuración de la antigua caja de ahorros que desde el punto de vista sindical es un puro desmantelamiento, tanto de las infraestructuras como de los derechos laborales. «Esto empezó hace como un año cuando Liberbank comenzó  a cerrar oficinas y lo único que puso son cajeros automáticos; y en otros servicios lo que hicieron fue vender las oficinas de los pueblos a  mediadores. Fue en ese momento cuando echaron a casi el 40% de las limpiadoras y ahora mismo la mayoría lo que tiene son 40 minutos cada semana», destacó Bravo.

En el caso de la sustitución de oficinas por agentes en pequeñas localidades, el nuevo sistema comenzó a probarse en diciembre de 2016 con una oficina piloto en Cancienes (Avilés). Actualmente, ya se ha extendido a 98, con un total de 91 agentes, ya que alguno ha cogido más de una y también hay dos agrupaciones empresariales que han asumido más de dos. A finales de mayo, la entidad ya esperaba abrir una quincena más de oficinas con la misma fórmula de sustituir las sedes por agentes. De esas 98 ya transformadas en franquicias, 19 se encuentran en Asturias. Son las de Carreña de Cabrales, Bárzana, Lastres, San Juan de Beleño, Panes, Trevías, Olloniego, Colombres, La Espina, Carbayín, Cancienes, Sevares, Taramundi, Arenas de Cabrales, Luiña, Tuilla, San Claudio, Cerredo y Teverga. Las dos comunidades con más externalizaciones son Extremadura y Castilla-La Mancha con 29. Le sigue el Principado con 19 y Cantabria con 10.

Según recogió Eldiario.es, los horarios de las trabajadoras son establecidos por la subcontrata Acciona Service. Al respecto, el secretario de Acción Sindical de CCOO de Construcción y Servicios, Daniel Barragán señaló que «El problema consideramos que está en Liberbank puesto que será la empresa que está poniendo las directrices para que vayan a limpiar a sus oficinas 20 o 40 minutos» y lamentó que la práctica se está extendiendo por oficinas de varias provincias.

A mediados de julio, la entidad financiera informó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de que había registrado un beneficio neto atribuido de 84 millones de euros entre enero y junio de 2018, lo que supone un 25% más que un año antes. Según Liberbank durante el primer semestre del año han crecido todos los márgenes de su cuenta de resultados. Este hecho, según explicó, se ve reflejado tanto en el aumento de los recursos de clientes, que crecieron un 2,8%, hasta los 29.517 millones, como en el alza del saldo vivo crediticio de todos los segmentos de actividad (empresas, particulares y familias, y administraciones públicas), que se elevó un 8,8%, hasta los 21.867 millones.

El banco también destacó el aumento de la financiación a actividades productivas, que ha crecido un 13,6%, hasta los 5.607 millones, mientras que el saldo vivo de financiación de consumo aumentó un 6,5%, hasta los 770 millones, y el hipotecario, un 3,2%, hasta los 13.187 millones.

Liberbank liquida la cultura en Asturias y la mantiene viva en Cantabria y Extremadura

J. C. G.
Palacio de Revillagigedo, en Gijón
Palacio de Revillagigedo, en Gijón

El recurrente debate sobre el Palacio de Revillagigedo recuerda el olvido de la Fundación Cajastur hacia una actividad que siguen manteniendo sus homólogas en Cantabria o Extremadura

A principios de este año, el grupo municipal del Partido Popular en Gijón lanzaba al pleno la propuesta de solicitar a la Fundación Bancaria Caja de Ahorros de Asturias el traspaso de titularidad del Palacio de Revillagigedo para convertirlo en pinacoteca y trasladar a su emblemático espacio una parte de las colecciones de arte de titularidad municipal. Aunque el pleno rechazó la iniciativa, la pasada semana el portavoz popular Pablo González volvía a la carga. Proponía la misma cesión, pero esta vez sin definir contenidos ni función: simplemente la asunción de la gestión y los gastos de mantenimiento, sin pagar ni un céntimo a la Fundación por el edificio, para cualquier uso posible. Es previsible que la sugerencia sea de nuevo descartada. Pero la insistencia es significativa: de una parte, del horror al vacío que cunde en la ciudad respecto a la falta de uso y actividad de un edificio que resulta imposible obviar y que Gijón siente, siquiera histórica y emocionalmente, como patrimonio propio; de otra, de la percepción de que el Palacio de Revillagigedo es para sus actuales propietarios un colosal lastre, un pecio de su patrimonio que no tiene intención de revitalizar ni rentabilizar. Y, por extensión, un símbolo de la indiferencia de Liberbank hacia la actividad cultural que en otro tiempo promovió Cajastur y que la entidad bancaria presidida por Manuel Menéndez decidió empezar a liquidar poco después de la fusión -iniciada en 2011- de las cajas de ahorros de Asturias, Castilla-La Mancha, Cantabria y Extremadura; indiferencia que -también de modo muy significativo- no es extensiva a las fundaciones bancarias asociadas a los otros territorios de origen de la entidad bancaria, con excepción hecha de la Fundación Caja Castilla-La Mancha, técnicamente extinguida tras un ERE y la completa absorción por Liberbank.

Seguir leyendo

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

Liberbank ofrece contratos de 40 minutos semanales a las limpiadoras