El huracán Helene se aproxima a Asturias

El huracán podría tomar una ruta hacia el norte y aproximarse a la Península. Si finalmente acaba afectando a Asturias, por el camino sufriría un proceso de extratropicalización

La Voz
Redacción

El Atlántico se encuentra desatado. Atrás quedan los días tranquilos de actividad ciclónica debido a la presencia de aguas más frías de lo normal frente a la costa noroeste de África, donde dan sus primeros pasos las tormentas tropicales. En apenas unas semanas, el océano ha pasado de la inactividad a la fase de ebullición. Ahora mismo hay tres huracanes en pleno desarrollo. El más peligroso se llama Florence. Este huracán lleva días debilitándose y fortaleciéndose mientras viaja hacia América. Durante las últimas horas ha sufrido una rápida intensificación y ya ha alcanzado categoría 3, aunque lo peor está todavía por venir. El gigante sistema de bajas presiones llegará muy pronto a las cálidas aguas del Caribe y el Golfo de México y allí la evaporación le servirá para aumentar su intensidad. El Centro Nacional de Huracanes no descarta que pueda tocar tierra en la costa este de Estados Unidos con categoría 4 y vientos sostenidos de al menos 185 kilómetros por hora. La trayectoria que toma Florence en estos momentos le lleva directamente hacia Las Carolinas y Virginia, donde esperan su impacto el fin de semana. A Florence le sigue Isaac, que tomará una ruta alternativa. Los modelos meteorológicos señalan que a partir del viernes podría afectar a países caribeños como Puerto Rico o la República Dominicana.

Y detrás de Florence e Isaac viene Helene, situado de momento al oeste de Cabo Verde como categoría 1. Este huracán tiene unos planes muy diferentes. A finales de semana dejará de impulsarse con los vientos alisios y se moverá hacia el norte hasta situarse cerca de las Azores. Desde ahí podría seguir ascendiendo y acabar tomando los vientos del oeste que conducirían a Helene hacia la Península a finales de la próxima semana. La posibilidad de que ocurra es real aunque una previsión tan a largo plazo presenta demasiada incertidumbre. Los principales modelos observan ese viraje hacia el norte aunque difieren en su evolución posterior. El modelo GFS americano apuesta por acercarlo a la Península mientras el ECMWF europeo lo mantiene más lejos.

Si finalmente acaba afectando a Asturias por el camino sufriría un proceso de extratropicalización. Durante el ascenso Helene se encontraría con aguas más frías que le restarían fuerza y después con aire gélido en las capas altas de la atmósfera. Helene perdería por tanto el alimento de un huracán o tormenta tropical y se convertiría en una borrasca convencional antes de poder alcanzar la comunidad asturiana.

Valora este artículo

17 votos
Comentarios

El huracán Helene se aproxima a Asturias