La «guerra de la sidra» abre un frente en el oeste

Una marca gallega asegura que seguirá usando la misma botella que la asturiana y denuncia «amenazas» de los lagareros del Principado


Redaccion

La empresa Lagar de Ribela, con sede en Galicia y que embotella sidra natural con el diseño de botella 'molde de hierro', seguirá utilizando ese modelo, al menos hasta el final de existencias, según ha confirmado a Europa Press su responsable, Jesús Armenteros. El empresario ha dicho que no tiene previsto ceder a las «amenazas» que ha recibido por parte de una asociación asturiana, que le ha exigido que deje de usar ese diseño.

Las declaraciones de Armenteros se producen días después de que haya trascendido la sentencia juzgado de lo Mercantil número 1 de Santander que da la razón a un productor de sidra cántabro que usa el mismo modelo. La Asociación Sidra Asturiana (ASSA) había acudido a los tribunales para que se lo prohibieran, argumentando que ese diseño sólo puede usarse por productores de sidra asturiana y diciendo que estaba registrado a su nombre. El juez no lo entendió así en una sentencia que ahora la asociación ha decidido recurrir ante la Audiencia Provincial de Cantabria.

Armenteros ha dicho que él también ha recibido «advertencias» y «burofax» para que dejase de usar ese modelo de botella. «Les respondí que no me presionaran, que no me acosaran», ha explicado.

Considera que no esa asociación no tiene derecho a exigirle algo así, más aún cuando ya existe una sentencia judicial que deja claro que el diseño no pertenece a ASSA. Dice que él no busca copiar a nadie, ya que tiene un producto propio, ecológico, e insiste en que ninguna asociación le puede impedir comercializarlo.

El empresario ha dicho que la botella se fabrica en Portugal y que cualquiera puede adquirirla. Defiende su derecho a utilizarla como envase para la sidra natural que produce, al no haber patente alguna sobre ese modelo de botella. «No sé, es como si una asociación dijese que es dueña del formato de la botella de cerveza de tercio...», ha reflexionado, añadiendo que las formas de ASSA «no son correctas».

No descarta en un futuro utilizar otra botella, pero no porque se lo exija ASSA, sino por criterios comerciales. «Nuestro precio cuadriplica el de otras sidras de la competencia, así que podríamos replantearlo, al ser envases similares en los lineales de los supermercados», ha indicado.

En línea con los argumentos del productor cántabro, Armenteros sostiene que es un error plantear este asunto en término de «guerra entre territorios», entre Asturias y Cantabria o entre Asturias y Galicia. Lo que sucede, ha dicho, es un conflicto entre una asociación que pretende monopolizar el uso de un modelo de botella y productores que buscan sacar sus productos adelante.

El propietario de Lagar de Ribera ha dicho que tiene una «excelente» relación y de amistad con productores asturianos, con los que tiene oportunidad de compartir experiencias en eventos. «Ningún productor asturiano a nivel personal me ha mostrado ningún tipo de reticencia a lo de la botella», ha señalado. Ha citado la Feira da Sidra que se celebra en A Estrada a comienzo de junio, ya desde hace ocho años, donde participan productores de sidra de diferentes territorios.

¿Merece la sidra asturiana una marca tridimensional?

Luis Ordóñez
Botellas de sidra
Botellas de sidra

Hay envases especialmente protegidos como el del chocolate Toblerone. Los lagareros llevarán su apelación a la Audiencia de Cantabria contra un productor local

La «guerra» por la botella clásica de la sidra asturiana, el vidrio verde 'molde de hierro' tradicional de la bebida natural asturiana, dará un paso más con la decisión de la Asociación de Sidra Asturiana (ASSA) de apelar a la Audiencia Provincial de Cantabria después de un juez de lo Mercantil en la comunidad vecina rechazara su pretensión de blindar su uso frente a la comercialización, con el mismo envase, del producto por parte de la marca Somarroza. ASSA --que tomó su decisión por unanimidad en un encuentro celebrado este miércoles en Villaviciosa-- recordó que registró la patente en el año 2000 después de que en otras comunidades comenzara a elaborarse sidra natural a semejanza de la asturiana y defiende, en palabras de su presidenta, María Cardín, que se trata de un envase singular, diseñado para el escanciado que caracteriza a la sidra asturiana y «que es un carácter distintivo con respecto a otras sidras, que nos identifica».

Seguir leyendo

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

La «guerra de la sidra» abre un frente en el oeste