Las bajas por patologías mentales se multiplican entre los funcionarios

Se contabilizaron 30 casos en 2010 y en los diez primeros meses de este año ya se han registrado 579


Redaccion

Los casos de bajas médicas por patologías mentales entre los trabajadores del sector público en Asturias se han disparado en la última década, hasta casi multiplicarse por 20 según la estadística dada a conocer por la Consejería de Sanidad ante una pregunta parlamentaria planteada por el diputado de Ciudadanos Luis Armando Fernández Bartolomé. En su respuesta la Consejería señala que comenzaron a registrarse los datos en el año 2010 y en esa ocasión se contabilizaron 30. La tónica se mantuvo entre los años 2011 y 2013 (con 51, 41 y 39 casos registrados en cada uno de los periodos de ese trienio), pero en 2014 comienza un crecimiento exponencial. Ese año se cuentan 80 casos; en 2015, 102; crecen hasta los 391 en 206; vuelven a aumentar en 2017 hasta los 557 y en este 2018 (con cifras hasta el mes de octubre) ya se cuentan 579.

Según explica la Consejería en esa tabla se recogen «los procesos de incapacidad temporal de los empleados públicos que corresponden al Servicio de Inspección del SESPA» de manera que quedan excluidos de este recuento «los procesos de los empleados públicos con aseguramiento MUFACE, MUGEJU e ISFAS, así como las bajas emitidas por el Instituto Nacional de Seguridad Social» tras un alta o una denegación de incapacidad permanente.

La respuesta de la Consejería también señala que cuenta con una guía de buenas prácticas para la promoción de la salud mental en el entorno laboral y que se apoya, según destaca, en la «creación de ambientes favorables a un equilibrio mental»; «reforzar la acción comunitaria a través de la participación», «reorientar los servicios sanitarios a una perspectiva comunitaria» y también «emponderar a la población para que ejerza un mayor control sobre su propia salud». 

El pasado mes de agosto se conoció que, por segunda vez en esta década, Asturias encabeza la tasa nacional de consumo de fármacos con uso en psiquiatría. Más de 146.000 asturianos toman tranquilizantes o pastillas para dormir y otros 112.000 usan antidepresivos, según las cifras más recientes de la Encuesta Nacional de Salud, recién actualizada por el Ministerio con datos recogidos en todas las comunidades autónomas. Más allá de la magnitud de esas cifras, que suponen que el 14,23% de la población se medica con ansiolíticos y el 10,68% con antidepresivos, lo que llama la atención es la enorme diferencia con la media nacional. También es muy significativa la brecha de género. Las mujeres triplican a los hombres en el recurso a ambos tipos de fármacos.

Asturias vuelve a encabezar el consumo español de tranquilizantes y antidepresivos

Raúl Álvarez

Más de 146.000 asturianos toman pastillas para dormir y otros 112.000, medicamentos para la depresión. La tasa autonómica duplica la media nacional y las mujeres son tres veces más que los hombres.

La cifra es desasosegante. Por segunda vez en una década, Asturias, junto con Galicia, encabeza la tasa nacional de consumo de fármacos con uso en psiquiatría. Más de 146.000 asturianos toman tranquilizantes o pastillas para dormir y otros 112.000 usan antidepresivos, según las cifras más recientes de la Encuesta Nacional de Salud, recién actualizada por el Ministerio con datos recogidos en todas las comunidades autónomas. Más allá de la magnitud de esas cifras, que suponen que el 14,23% de la población se medica con ansiolíticos y el 10,68% con antidepresivos, lo que llama la atención es la enorme diferencia con la media nacional. También es muy significativa la brecha de género. Las mujeres triplican a los hombres en el recurso a ambos tipos de fármacos.

Seguir leyendo

Comentarios

Las bajas por patologías mentales se multiplican entre los funcionarios