Los autónomos tienen cuesta de otoño

ATA achaca el descenso de afiliaciones a las reformas del Ejecutivo pero la tendencia es un crecimiento y desplome que varía con el año


Redaccion

Asturias acumula meses en el descenso en el número de autónomos aunque no desde liego en cifras alarmantes, el bloque de autónomos asturianos se mantiene firme entorno a las 74.000 personas mes a mes con ligeras oscilaciones que se vuelven caídas estrepitosas a finales de año. Porque el de los autónomos es un sector totalmente estacionalizado; al menos en Asturias año tras año desde 2015 las afiliaciones se disparan en enero y se desploman entre noviembre y diciembre, para las pymes otoño es tan estricto como para las hojas de los árboles. La presidenta de ATA, Patricia Oreña, señala que la explicación de este fenómeno se debe a los propios ritmos de puesta en marcha de un negocio, muchos de ellos comenzados en enero y que pueden llegar a plantearse como el proyecto de un año, «con diciembre termina también el año fiscal y es más fácil» la liquidación.

Oreña señaló que en la variación interanual de 2018 a 2017, Asturias ha perdido 118 autónomos. «Tuvimos unos buenos datos de subida en el primer trimestre de este año, estábamos en un momento delicado, en Asturias tradicionalmente, los números de autónomos desde hace ya mucho tiempo no son buenos». La presidenta de ATA la caída registrada después del verano a «el anuncio de la subida del diésel, de impuestos en general, de las bases de cotización, del salario mínimo interprofesional que en principio eso no es una mala noticia para nosotros puesto que fomenta el consumo pero para aquellos que tenemos trabajadores los costes laborales nos suben muchísimo con lo que hay que añadir otro gasto».

Los datos son tozudos, entre 2015 y 2018 la variación es la misma. Un incremento en enero al que sigue inexorable el cierre de negocios en diciembre. Como la rotación de la Tierra, pero Oreña remarcó que, a su juicio, «con todas estas noticias la inversión y el dinero que es muy miedoso se asusta enseguida».

Para la presidenta de la asociación de autónomos, el rebaja en el número de afiliados «no es el caos desde luego en una población muy dispersa y sobre los 75.000 autónomos que hay en Asturias pero que indica una tendencia» y asegura que así lo indica el contacto permanente con los miembros de la asociación «nos llaman nos preguntan y nos comentan. La primera propuesta del gobierno sobre la base de cotización podía llegar a 400 euros al año, eso es un disparate y la gente estaba asustadísima. Nuestra contrapropuesta no alcanza los 50 euros, un 1,5% que es una subida hasta cierto punto asumible. Esto más la subida del diésel haría que el 1 de enero tendríamos que aumentar la facturación sistemáticamente en un 25% y eso no se hace por decreto». 

Una sentencia asturiana pionera amplía los derechos de los autónomos jubilados

Raúl Álvarez
Juzgados de Oviedo
Juzgados de Oviedo

Una juez de lo Social de Oviedo considera compatible el cobro íntegro de la pensión con administrar una sociedad mercantil que crea empleos para otras personas

El fallo ha tenido repercusión en toda España. Una juez de Oviedo ha sentado un precedente al reconocer a un autónomo ya jubilado su derecho a percibir toda su pensión a pesar de que mantiene su condición de administrador de una sociedad mercantil. Al seguir al frente del negocio, crea empleo y da trabajo a otras personas, señala la sentencia, y eso está en consonancia con la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo aprobada en el 2017, aunque los contratos los firme en nombre de la empresa y no a título personal. El hombre había demandado al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) porque, cuando decidió solicitar la jubilación, solo le reconoció el cobro de la mitad de la pensión a consecuencia de su actividad como administrador. Esa interpretación es «restrictiva y no resultante del tenor literal de la norma, contraria a la finalidad legislativa», según señala la magistrada en la sentencia.

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Tags
Comentarios

Los autónomos tienen cuesta de otoño