Estas son las propuestas de los críticos de Podemos

Luis Ordóñez
L. Ordóñez REDACCION

ASTURIAS

Begoña Díaz y Héctor Gómez Navarro.
Begoña Díaz y Héctor Gómez Navarro.

Héctor Gómez Navarro encabeza la lista alternativa que se enfrentará a la dirección morada en Asturias con la candidatura Agora Dende Abaxo

16 nov 2018 . Actualizado a las 10:34 h.

Hasta bien avanzada la tarde, la última etapa del proceso de primarias de Podemos Asturies, la elección de la que saldrá su candidato a la presidencia asturiana, trató de buscar una única lista de consenso para llegar a la recta final. No fue posible y a la meta sólo llegará una de las dos corrientes generales de la organización. La más fuerte, y que ha ganado holgadamente otras votaciones internas similares, se agrupa en torno al secretario general, Daniel Ripa, como alternativa los críticos, con el grueso de sus demandas sobre el modelo organizativo del partido, respaldaron una lista encabezada por el filólogo gijonés Héctor Gómez Navarro a quien acompaña Begoña Díaz.

Podemos Asturies vive a su manera un proceso de renovación más intenso de lo que pudiera parecer, aunque el núcleo de la dirección permanezca entre los dos mandatos, a la próxima legislatura acudirá con un grupo parlamentario muy renovado (dejan el escaño cinco de los nueve diputados morados, entre ellos su anterior candidato Emilio León y el actual portavoz Enrique López) y también, si lo conceden las urnas, llegará un nuevo ejecutivo con un socialismo asturiano renovado al que los morados no terminan de acoger con mucho entusiasmo. Pero Podemos y PSOE viven un momento de entendimiento a nivel nacional que incluso podría llegar a hacer cuajar un acuerdo presupuestario con Javier Fernández en el último año de su presidencia.

Para ese momento, Héctor González apuntó que «esta legislatura no se puede dejar pasar sin hacer grandes cambios en Asturias, hay que llegar a grandes acuerdos y grandes consensos sociales». ¿Sobre qué? Empleo y política industrial en opinión del candidato de Agora Dende Abaxo quien señaló que «nos planteamos esta legislatura como un momento clave, lo que se haga y sobre todo por lo que no se haga va a marcar Asturias para las próximas décadas. Estamos viviendo un proceso de desindustrialización muy acusado que puede dar al traste con todo el modelo productivo asturiano desde casi los años 50; y por otro lado estamos ante la cuarta revolución industrial, esto no es un broma, estamos ante un proceso de robotización en la producción industrial, unido al aprendizaje profundo de los sistemas operativos y nos encontramos en la situación de que si no empezamos a tomar medidas para adaptarnos a estas grandes transformaciones que van a tener lugar a escala mundial podemos perder este tren. Y nos vamos a encontrar cada vez más con que Asturias es una región deprimida y despoblada».