Las cenas de empresa, sin jefe y sin cava

Los hosteleros asturianos explican cómo ha cambiado esta celebración

Cena de Nochebuena.Cena de Nochebuena
Cena de Nochebuena

Redacción

Se aproxima la Navidad, y con ella la época de celebraciones, lo que supone decir hola a las luces en las calles, los villancicos y las compras y adiós a la operación bikini. Al menos con estas fechas viene el frío y, por tanto, los abrigos y jerseys gordos, para suerte de muchos y muchas que ya preparan el Omeprazol, cura y bendición contra las farturas que parece que este año se han adelantado. Antes de la copiosa cena de Nochebuena, llegan las de empresa, que, según los hosteleros asturianos, han empezado más pronto de lo habitual. Entre las novedades, que cada vez hay menos jefes, suelen ser los empleados los que organizan y pagan, y cada vez se consume menos cava.

Las fechas principales para las cenas (y comidas, que se han puesto muy de moda también) entre los trabajadores son el 14, 15, 21 y 22 de diciembre. Los días clave elegidos para tales fines llevan reservados desde octubre, en el caso de los restaurantes ovetenses, desde el mismo día que finalizó San Mateo. «La gente tiene ganas de celebrar, por eso se han adelantado estos eventos, que incluso llevan haciéndose desde noviembre, y, por lo tanto las reservas se han hecho desde mucho antes», afirma Javier Orta, director de comunicación de Tierra Astur. Aunque estas fechas ya estén reservadas desde hace dos meses, los asturianos no tienen inconveniente en escoger otros días sin distinción de comida o cena, que están a la par en cuanto a reservas.

En cuanto al cubierto se refiere, los hosteleros si notan un repunte en la economía, los clientes gastan más que otros años, escogiendo menús más caros. Eso sí, a pesar de que las cenas de empresa, en la que la misma corre con los gastos aún se celebran, la mayoría están organizadas (y por lo tanto pagadas) por los propios trabajadores. «Casi todas las reservas que tenemos son de trabajadores que vienen en grupos grandes, en torno a 30 personas», explica Aitor Feijo, gerente del restaurante gijonés Bellavista. Los restaurantes asturianos vuelven a coincidir, grupos grandes entre 30 y 40 personas y menús calidad/precio asequibles, unos 30 euros por persona.

¿Y los gustos? Los trabajadores lo tienen claro, apuestan por el producto asturiano y lo demandan en sus menús. «Desde hace un par de años la gente no quiere saber nada del cava, por el conflicto catalán. Piden mucha sidra brut y productos asturianos y para nosotros como sidrería, mejor que mejor», cuenta Nicalo García, camarero de Casa Lin de Avilés. Una anécdota con la que también coinciden otros restaurantes como La Corte de Pelayo de Oviedo donde ofrecen la opción del cava valenciano para el brindis. Y aunque en la parte culinaria los asturianos sean tradicionales, en el ocio piden originalidad. «Este año hemos tenido muchas peticiones, como los trabajadores de Primark, que nos pidieron si podíamos decorar el restaurante con adornos que ellos mismos habían diseñado», explica Iván Hortal, socio de La Leyenda del Gallo en Oviedo, local en el que este año han adquirido un karaoke para amenizar el evento, debido a la gran demanda que han tenido. «La gente tiene ilusión, ganas de celebrar y pasárselo bien, al ser trabajadores quieren hacer una cena o comida más informal», cuenta Hortal.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Las cenas de empresa, sin jefe y sin cava