El auge de la antipolítica bulle en Asturias

La comunidad registra los mayores resultados de desconfianza en la utilidad del voto y en las instituciones en la encuesta del CIS

La tentación de San Antonio, de Joos van Craesbeeck
La tentación de San Antonio, de Joos van Craesbeeck

Redacción

Tras publicarse en Facebook la noticia de La Voz de Asturias de que la pérdida de población en varios municipios acarrearía una mengua relevante en el número de concejales la mayor parte de comentarios en la red social eran de regocijo y deseos de que se suprimieran más todavía, casi todos acompañado de mensajes injuriosos hacia los representantes políticos. Puede ser un ejemplo anecdótico o no. Lo cierto es que los datos con las preguntas cruzadas por diferentes comunidades autónomas la encuesta correspondiente al mes de diciembre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) revelan que en Asturias ha crecido un enorme sentimiento antipolítico, con valoraciones negativas hacia parlamentos y gobierno, de desconfianza hacia los partidos y profundo escepticismo hacia la utilidad del voto. En la mayor parte de los casos con los porcentajes adversos más alto del conjunto del país.

El sondeo de diciembre incluye un apartado dedicado a preguntas sobre las próximas elecciones europeas (que coincidirán el próximo 26 de mayo con los comicios locales y autonómicos en Asturias) en el que se incluye también una serie de cuestiones relacionadas con la escala de confianza (siendo 0 ninguna y 10 la máxima) que le merecen distintos organismo, tanto comunitarios como nacionales. Y los resultados son desoladores: un 16% de los encuestados en Asturias asegura no tener ninguna confianza en la Unión Europea; aunque el grueso de las respuestas se concentra en valoraciones positivas (5, 6 y 7 puntos), ese porcentaje de recelo es el más alto de todas las comunidades.

Sucede los mismo en el caso del Parlamento Europeo, sobre el que un 21% asegura no tener ninguna confianza y le otorga un cero. De nuevo la mayor parte de las valoraciones sumadas son positivas pero se trata del porcentaje de respuestas de suspicacia hacia Bruselas más elevado de todos los territorios. También se encuentran los encuestados en Asturias destacado respecto al resto en su desconfianza hacia el Congreso de los Diputados, con un 25% de personas que les otorga un cero, el porcentaje más alto del Estado; y un 20% asegura sentir la misma desconfianza hacia el Gobierno central (un porcentaje en esta ocasión sólo superado por Aragón y Cataluña.

Respecto a las cuestiones sobre las instituciones autonómicas, se repite la misma tónica. Si bien sumando la mayoría se obtiene de sumar valoraciones medias o positivas (de 4, 5, ó 6 puntos), un 20% de los encuestados le concede un cero de nula confianza tanto al parlamento autonómico como al Gobierno del Principado. Y de nuevo se trata de las tasas de desconfianza más altas del conjunto de las comunidades autónomas.

De forma muy descriptiva, a la pregunta de si los encuestados se identifican con la frase «a través del voto la gente como yo puede influir en la política», en Asturias sólo un 14% dice estar muy de acuerdo, un 17% bastante de acuerdo, un 25% poco de acuerdo y un 30% afirma no sentirse nada de acuerdo. Esa enorme proporción de casi un tercio de personas que no cree que el voto tenga valor es la más elevada del país. En términos similares, la pregunta de si «¿tiene utilidad votar en las elecciones europeas?» cosecha en Asturias valoraciones positivas: un 24% dice que tiene mucha, un 21 bastante y un 21 poca, pero el 17% que afirma que no tiene ninguna es el porcentaje más alto del conjunto de comunidades.

Hay un apartado en el que se cuestiona a quienes afirman que no acudirán a las urnas por las razones de su abstención (un 28% dice en Astirias que votará en las elecciones de mayo). Las más repetidas son «da lo mismo votar que no votar, no sirve para nada» con un 47,6%; seguidas de no encontrar una «alternativa satisfactoria», un 28%; y que ningún partido político le «inspira confianza», con un 14%. 

La misma encuesta de diciembre señala que en Asturias es el segundo territorio en el que un mayor porcentaje de personas afirma que la situación política del país es muy mala, un 42,7% sólo superada por el 44% que lo afirma en Cataluña. Para los encuestados de Asturias el principal problema de España es el paro, y con mucha diferencia, lo afirma un 60% el porcentaje más alto respecto a esta preocupación de todas las comunidades. La corrupción o los políticos en general preocupan al 9,3% y al 8% aunque son también los apartados más mencionados como segunda preocupación tras el desempleo.

La escala de autodefinición ideológica nadie en Asturias quiere situarse en los extremos (con el 0 en la extrema izquierda y 10 en la extrema derecha) y eso marca otra diferencias con el resto de las comunidades. Así, si en otros territorios porcentajes muy pequeños pero registrados de encuestados se definen con el 1 o el 2, lo mismo que el 9 y el 10, nadie lo hace en el Principado. Las escalas con más identificación son las medias, un 25% con el 5 en el centro puro, un 14% en el 4, un 12% en el 6 y un 10% en el 3. 

Valora este artículo

7 votos
Comentarios

El auge de la antipolítica bulle en Asturias