El preacuerdo de Alcoa sólo garantiza trabajo hasta el 30 de junio

La multinacional se compromete a dotar de 20 millones de euros a cada una de las fábricas, para mejorar las instalaciones de las series de electrolisis y posible rearranque de las mismas

Trabajadores de Alcoa concentrados en la plaza de España de la Avilés, para pedir la intervención del Estado en las fábricas de Alcoa local y de A Coruña
Trabajadores de Alcoa concentrados en la plaza de España de la Avilés, para pedir la intervención del Estado en las fábricas de Alcoa local y de A Coruña

Redacción

La comisión negociadora de Alcoa ha alcanzado un preacuerdo sobre el futuro de sus trabajadores en las plantas de Avilés y A Coruña. La multinacional se compromete al mantenimiento del empleo para toda la plantilla hasta el 30 de junio. A partir de entonces, si hay un comprador, tendrá la obligación de subrogar todos los contratos; en caso de que no surja otro inversor, la empresa despedirá a la mitad del personal, con 60 días por año trabajado.

Después de una «larga y dura noche» de negociaciones, este acercamiento se basa en un pilar: el Gobierno debe adquirir un compromiso en cuanto al mantenimiento del 100% del empleo a fecha 1 de Julio del 2019 en el caso de que no exista ningún inversor para las dos plantas que garanticen su funcionamiento más allá del 30 de junio. Según el comunicado de la comisión, Alcoa se ha comprometido a dotar una cantidad de 20 millones de euros para cada una de las fábricas, con la que mejorar las instalaciones de las series de electrolisis para un posible arranque de las mismas. 

Alcoa adoptará una serie de medidas para la parada programada de las cubas de electrólisis, con el fin de que puedan ser rearrancadas por un potencial comprador. El proceso se realizará dentro de un mes, aproximadamente. Tras esta parada, los trabajadores que realizan su labor en estas series participarán en un plan de formación, continuarán de alta en la Seguridad Social «y seguirán percibiendo su retribución de la jornada ordinaria», precisa la compañía. El mantenimiento de estas actividades permitirá la continuidad de un total de 205 empleados, 114 de ellos en A Coruña y los 91 restantes en Avilés.

Alcoa hace además referencia a la recolocación de trabajadores en las plantas de Alúmina y de Aluminio de San Cibrao, vinculadas a un plan de bajas incentivadas pendiente de aprobar por los trabajadores de Lugo. Podrán adherirse los trabajadores de 57 años o más al 31 de diciembre del 2018. Las bajas incentivadas generarían vacantes para empleados de Avilés y Coruña en los mismos grupos funcionales, que se distribuirían de forma equitativa entre las dos plantas. La empresa calcula que, potencialmente podrían recolocarse hasta 106 empleados.

Además, se aplicarán prejubilaciones obligatorias para todos los empleados de 53 años o más a 31 de diciembre de 2018 que, según los cálculos de la empresa, afectará a unos 44 empleados (36 en A Coruña y 8 en Avilés).

En el supuesto de que Grupo Alcoa Inespal alcanzara un acuerdo con un comprador, la empresa se compromete a asumir el coste de rearrancar las cubas hasta un límite de 40 millones de euros (20 millones de euros por cada planta). La venta estará condicionada a que el comprador asuma la totalidad de los trabajadores y, por tanto, la multinacional no deba realizar despido, recolocación ni prejubilación alguna y proporcione las garantías que permitan concluir que el proyecto empresarial es viable.

Este acuerdo debe ser ratificado en asamblea por los trabajadores de ambas plantas. Los representantes de esta comisión negociadora se se celebra en Madrid desde las 9.00 de esta mañana con responsables del Ministerio de Industria y Trabajo en el que harán entrega del preacuerdo con el fin de que se ratifiquen en el compromiso del mantenimiento del empleo.

Comentarios

El preacuerdo de Alcoa sólo garantiza trabajo hasta el 30 de junio