«Entregó su vida a luchar por su tierra»

La viuda de Tini Areces agradece la despedida que le están brindando los asturianos

;
El emotivo homenaje de Soledad Saavedra a Tini Areces La viuda del político gijonés deposita unas rosas sobre su féretro en la capilla ardiente instalada en el Ayuntamiento de Gijón

redacción

Soledad Saavedra, viuda del expresidente del Principado, Vicente Álvarez Áreces, ha agradecido todas las muestras de cariño recibidas en las últimas horas tras el fallecimiento de su marido, quien está teniendo «una despedida por la puerta grande».

«Agradecer a tantísimas personas de todos los partidos y a la gente de la calle que han venido a manifestar el cariño y el respeto que tenían a mi marido», ha puesto de manifiesto ante los medios de comunicación en la capilla ardiente instalada en el Ayuntamiento de Gijón. Saavedra ha destacado el apoyo recibido desde todos los puntos del país tras la desaparición de Álvarez Areces, un «gijonés de corazón y un asturiano de vocación», señala EFE.

«Su vida la entregó a luchar por su tierra, Asturias y Gijón le están dando una despedida por la puerta grande», ha asegurado.

El hombre del legado tangible

L.O.
Vicente Álvarez Areces
Vicente Álvarez Areces

La larga extensión de sus mandatos, sumando 24 años al frente de Gijón y el Principado, permitió a Areces marcar profundamente la transformación de la Asturias postindustrial

En la hora de la despedida, la mayor parte de las valoraciones de recuerdo al legado de Vicente Álvarez Areces, recordaron su «capacidad de trabajo» o el haber sido un dirigente «histórico». El reparto de sus mandatos entre la alcaldía de Gijón y el gobierno del Principado suman casi un cuarto de siglo, doce años en cada puesto, lo que supone un plazo suficientemente amplio como para dejar su huella. Y tanto adversarios como compañeros de Areces le reconocieron esa impronta en el día de su muerte.

Claro que lo que para unos fue una iniciativa transformadora para otros es un legado faraónico. Después de haber sido un reforzado alcalde de Gijón por tres mandatos, Tini Areces se lanzó a encabezar la carrera de la presidencia de Asturias en un momento en que los hados de la política le guiñaron un ojo. El PSOE se disponía a disputar al PP el Ejecutivo asturiano que le había sido arrebatado por primera vez en la democracia en la segunda mitad de la década de los 90. Areces se enfrentó a un consevadurismo totalmente dividido, que vivía la primera de sus dos grandes escisiones contemporáneas después de la estrepitosa ruptura entre Sergio Marqués y Francisco Álvarez-Cascos con lo que venció con mayoría absoluta.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

«Entregó su vida a luchar por su tierra»