El sueño de Khadija Arhoun: ser guardia civil cuando consiga la nacionalidad

Esta joven marroquí lleva 14 años viviendo en Pravia, con su familia. Combina su rutina de estudios con tradiciones como vestir el «hijab»

Khadija Arhoun, la joven marroquí que sueña con ser Guardia Civil
Khadija Arhoun, la joven marroquí que sueña con ser Guardia Civil

Redacción

«Ya siendo pequeña, les dije a mis hermanos que quería ser Guardia Civil», confiesa Khadija Arhoun. Esta joven de 21 años llegó a Pravia en 2005 junto a su familia, procedente de la localidad de Chefchaouen, en Marruecos, desde donde salió en búsqueda de una vida mejor, en Asturias. «Se vive mucho mejor aquí que en nuestro país de origen», apunta. Aunque lejos de su tierra natal, mantienen las costumbres de su país de origen, a la vez que se encuentran encantados con su actual lugar de residencia. A su llegada a Pravia, se convirtieron en la primera familia marroquí en establecerse en el concejo. Como cualquier cambio brusco de aires, los comienzos no fueron fáciles en el Principado. «Era pequeña: para mí fue un shock llegar a un lugar nuevo», señala. Catorce años después, esta familia está totalmente integrada, y algunos de sus integrantes ya se han casado y se han ido a vivir a otras partes de la región, como Tineo. Los Arhoun echaron raíces en un concejo donde se sienten queridos y respetados.

Khadija luce el hijab en la entrevista, una prenda que le hizo saltar a la fama en el Hospital San Agustín, donde realizó prácticas de técnico de enfermería. Allí, la joven pudo mantener este atuendo en el curso de sus prácticas. El contacto con los pacientes fue todo una experiencia que le sirvió para seguir sumergiéndose en el mundo de la protección civil. Khadija habla un perfecto español, fruto de su gran capacidad de integración a Asturias, y mantiene su característico velo siempre que puede. Nunca ha tenido problemas por llevar el hijab en Asturias durante el curso de sus prácticas en el hospital avilesino, ya que siempre se mostró gran respeto por las costumbres de la joven.

El cariño y el respeto son las dos cosas que más valora esta familia de los asturianos. «Nos conocen tal como somos y nos respetan. Aquí no hemos vivido el racismo que hay en otros lugares», señala Aze Eddine, el mayor de los once hermanos que conforma la familia Arhoun, y el único que disfruta de la nacionalidad española: el requisito que le falta a la joven Khadija para poder acometer su sueño. Esta descubrió en tercero de la ESO, que cursó en el San Luis de Pravia, que debía tener la nacionalidad española para poder presentarse al proceso para ingresar en la Guardia Civil

Desde entonces, se ha dedicado a formarse profesionalmente en ramas dedicadas a la protección civil, como técnico de enfermería o de ambulancia. La joven considera que es clave no perder el tiempo: hay que estar siempre ocupado. «Siempre tienes que tener algo que hacer, no puedes estar sin hacer nada. Todavía estoy pensando cómo seguir enfocando mi carrera académica», explica Khadija, que busca engrosar sus estudios mientras se halla a la espera de resolver los trámites necesarios para poder obtener la nacionalidad española. 

La gran cantidad de requerimientos burocráticos, unida a la lentitud en el manejo de documentos entre la administración marroquí y española, son los principales obstáculos que separan a esta joven de poder acercarse a su sueño. «Marruecos y España van muy lentos en este sentido», señala el hermano mayor de los Arhoun. El examen para poder obtener la nacionalidad es otro requisito indispensable, pero no es el que más preocupa a Khadija. «Hay mucho papeleo que debes hacer y suele tardarse mucho tiempo en resolver los expedientes: hasta tres años o más de espera. Todavía no he iniciado el proceso de solicitud porque hay muchos documentos que debo tener antes», apunta. 

La joven planea cómo enfocar su formación académica a la espera de poder gestionar el mar burocrático que está ahogando su sueño. Un sueño que ansía desde niña y que espera poder realizar algún día. Dedicar su vida a la protección civil, una rama en la que se ha ido introduciendo desde ámbitos relacionados con el cuidado de pacientes. Khadija espera culminar esta travesía entre documentos y exámenes con una buena noticia que le llegue en forma de documento: la nacionalidad española.

Comentarios

El sueño de Khadija Arhoun: ser guardia civil cuando consiga la nacionalidad