Redacción

Miles de asturianos salieron a la calle este domingo en dieciséis concejos para participar en las carreras organizadas por la Asociación Galbán. El objetivo de la iniciativa es recaudar dinero para desarrollar una aplicación que acompañe al niño durante el transcurso de la enfermedad y lo mantenga en permanente contacto con los servicios médicos. El color naranja pobló las principales calles de las ciudades asturianas, que mostraron su cara solidaria ante una causa que contó con la participación de personas de todas las edades. Niños, jóvenes, adultos y personas mayores corrieron juntos en unos trazados urbanos que se veían pequeños ante la gran participación en estos recorridos. Antes de dar el pistoletazo de salida a las carreras, se leyó un manifiesto con motivo del Día Internacional del Niño con Cáncer.

Avilés, Belmonte, Boal, Cangas de Onís, Corvera, Gozón, Grandas de Salime, Llanera, Llanes, Mieres, Navia, Noreña, Oviedo, Peñamellera Baja, Siero y Tineo albergaron estas pruebas, que lograron congregar a casi 8.500 corredores y 173 voluntarios. Todo aquella persona que no pudiese acudir a las pruebas podía participar gracias a la opción Camiseta 0, que permitía colaborar mediante una donación particular a través de la página web

Oviedo fue un hervidero de corredores, que no quisieron perderse la posibilidad de mostrar su cara solidaria. El recorrido, que partía y finalizaba en la plaza Alfonso II El Casto, discurría por las principales calles del centro de la ciudad, que permanecieron cortadas al tráfico con motivo de la prueba. El buen tiempo invitó a los 2.000 participantes a formar una marea naranja contra el cáncer infantil que llenó de color los 3,4 kilómetros del recorrido.

Los avilesinos tampoco quisieron perderse la oportunidad de sumarse a esta marea naranja contra esta enfermedad. Mil participantes participaron en la prueba, que constaba de 2,8 kilómetros de distancia. La prueba partía de la plaza de España, desde donde se iniciaba el trayecto circular por el centro de la ciudad, para finalizar en el mismo punto de partida. La céntrica plaza fue un punto de encuentro para personas de todas la edades que quisieron tomar parte en una jornada solidaria en toda Asturias.

Contagiadas por el espíritu de la iniciativa, Noreña, Corvera, Llanes, Castrillón y Navia también hicieron gala de un multitudinario sentido solidario. Las calles de estos concejos se transformaron en una enorme pista de carreras por la que miles de personas quisieron echar un pulso al cáncer infantil y poner su granito de arena en una causa que contó con el respaldo de la sociedad asturiana. Una ciudadania que ha demostrado que la lucha contra esta enfermedad es cosa de todos.  

Comentarios

Una marea naranja contra el cáncer infantil desborda Asturias