El negocio de la celulosa dispara los beneficios de Ence

La papelera gana 132 millones en 2018, un 41% más que el año anterior

Madera de Ence
Madera de Ence

Madrid

Ence Energía y Celulosa incrementó en un 41% su beneficio neto el pasado año, hasta los 132 millones de euros, acompañado de un aumento del precio medio de venta de la celulosa, principal materia prima del grupo, del 20,2% a lo largo del año.

Según ha informado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el importe neto de la cifra de negocio creció un 12,4% en el mismo periodo, hasta los 832 millones de euros, frente a los 740 millones del año anterior, informa Europa Press.

Las ventas procedentes del negocio de celulosa aumentaron un 14%, hasta los 697 millones de euros, mientras que los ingresos derivados de su área de Energía avanzaron un 4,4%, hasta los 139 millones de euros, impulsados por la incorporación del complejo de 27 megavatios (MW) en Córdoba y de la planta termosolar de 50 MW en Ciudad Real. Por su parte, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) fue de 291 millones de euros, lo que supone un mejora de casi el 35% en comparación con el ejercicio 2017 y arroja un margen del 35% en relación con los ingresos.

Impulso a las renovables

La compañía destaca el crecimiento del 44% del Ebitda de su negocio de celulosa, frente al mantenimiento de los niveles del negocio de energía renovable, aunque ambos se encontrarían en línea con las previsiones de su plan estratégico publicado el pasado mes de noviembre.

Este plan contempla el objetivo de duplicar el Ebitda total del grupo a precios constantes de la celulosa, hasta alcanzar los 550 millones de euros en 2023, con una base mínima de 150 millones de euros procedentes del negocio de la energía renovable.

Dentro de esta última área, Ence dispone de seis plantas de generación de energía renovable con biomasa agrícola y forestal, con una capacidad instalada conjunta de 170 MW: dos plantas de 50 MW y 41 MW en Huelva, una instalación de 20 MW en Mérida, dos plantas más de 16 MW cada una localizadas en Ciudad Real y en Jaén, junto con el complejo de Córdoba.

Buenas expectativas

En cuanto a las inversiones acometidas en 2018, estas alcanzaron los 280 millones de euros en nuevos proyectos y 12 millones en mejoras en sostenibilidad. La compañía amplió en 30.000 toneladas su capacidad de fabricación de celulosa e inició la expansión de otras 100.000 toneladas, que se completarán en el primer semestre de este año.

El consejero delegado de Ence, Ignacio Colmenares, ha destacado que «el principal impulso de los resultados» ha venido por el negocio de la celulosa, cuyas perspectivas considera siguen siendo «muy favorables», dado el crecimiento continuado de la demanda y la ausencia de grandes proyectos de nueva capacidad durante los próximos años.

Colmenares también señaló que 2019 será «otro año de éxito para Ence en el que se dará un nuevo impulso a los dos negocios con el objetivo de alcanzar 340 millones de euros de Ebitda». Por último, la ratio de deuda neta sobre Ebitda del grupo a cierre del ejercicio se situó en una vez, con un apalancamiento de 0,6 veces en el negocio de celulosa y de 2,5 veces en el negocio de energía renovable, incluyendo la contribución anualizada de la planta termosolar incorporada en diciembre.

Comentarios

El negocio de la celulosa dispara los beneficios de Ence