«No soy contable, sólo revisaba los grandes conceptos», se defiende Natalio Grueso

El exdirector del Centro Cultural Niemeyer se enfrenta a una petición de once años de cárcel, diez años de inhabilitación y multa por irregularidades detectadas en la gestión al frente de la Fundación Oscar Niemeyer

El ex director general de la Fundación Niemeyer, Natalio Grueso (i), durante el juicio que se celebra a partir de este lunes por las presuntas irregularidades cometidas al frente del complejo cultural de Avilés relacionadas con la emisión de facturas falsas o manipuladas y por las que la Fiscalía pide once años de prisión.
El ex director general de la Fundación Niemeyer, Natalio Grueso (i), durante el juicio que se celebra a partir de este lunes por las presuntas irregularidades cometidas al frente del complejo cultural de Avilés relacionadas con la emisión de facturas falsas o manipuladas y por las que la Fiscalía pide once años de prisión.

Redacción

El exdirector del Centro Cultural Niemeyer, Natalio Grueso, acusado de malversación, ha prestado declaración ante el juez y ha manifestado sobre la contabilidad de la Fundación Niemeyer que «algunas facturas las veía y otras no, dependiendo del importe de las mismas». «Yo revisaba los grandes conceptos pero no los desgloses concretos de cada factura, ha dicho Grueso, insistiendo y reiterando «él no es un contable y por tanto no entraba en el detalle de la contabilidad». Ha añadido que era la presidenta de la Fundación quien debería revisarlas. Natalio Grueso se enfrenta a una petición de once años de cárcel, diez años de inhabilitación y multa por irregularidades detectadas en la gestión al frente de la Fundación Oscar Niemeyer, creada en 2007 con capital público, informa Europa Press.

Con la declaración de Natalio Grueso se ha reanudado el juicio presidido por el Magistrado Javier Begega que fue suspendido el pasado mes de septiembre tras las reiteradas renuncias de los letrados de Grueso. Ha explicado que la única cuestión que pidió respecto a la facturación y la contabilidad fue al principal proveedor de servicios, El Corte Inglés, al que le solicitó que les permitiese no pagar las facturas en el mismo momento en el que se presta el servicio porque se quedarían sin liquidez y que en la medida de los posible se pudiesen dilatar las fechas de pago. También ha afirmado que reconoció una deuda con el Corte Inglés por facturas no pagadas, ya en su última etapa en la Fundación, en 2011.

Durante el interrogatorio Grueso ha pedido al fiscal, Alejandro Cabaleiro, que «no trate de hacer ver que la Fundación Príncipe de Asturias y la Fundación Niemeyer eran cosas diferentes». Así ha negado conocer la razón por la que las facturas a la Fundación Niemeyer se cargaron meses o años después de haberse llevado a cabo el servicio, algunos de ellos siendo el procesado empleado de la Fundación Príncipe de Asturias.

Más de 20.000 folios por desentrañar: comienza el juicio del «caso Niemeyer»

La Voz
Natalio Grueso en la Audiencia Provincial
Natalio Grueso en la Audiencia Provincial

La Fiscalía pide once años de prisión para Natalio Grueso por delitos continuados de malversación. En el banquillo de los acusados también se sientan su exmujer y el exjefe de producción

El exdirector general de la Fundación Niemeyer Natalio Grueso será juzgado a partir de mañana por las presuntas irregularidades cometidas al frente del complejo cultural de Avilés relacionadas con la emisión de facturas falsas o manipuladas y por las que la Fiscalía pide once años de prisión. El juicio que se celebrará en la Audiencia Provincial de Oviedo comenzará con la declaración del principal acusado, que también afronta una petición del Ministerio Público de 10 años de inhabilitación y una multa de 24.000 euros, informa EFE.

Grueso está acusado de los delitos continuados de malversación en concurso medial con falsedad, otro societario y un tercero de insolvencia punible. Junto a Grueso serán juzgados el agente de viajes J.M.V.R., quien afronta una petición fiscal de ocho años como presunto cooperador en sendos delitos de estafa y malversación, y el abogado José Luis Rebollo, exsecretario de la Fundación Niemeyer, como supuesto cooperador necesario en un delito societario, sobre quien pesa una petición fiscal de 2 años y 3 meses.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

«No soy contable, sólo revisaba los grandes conceptos», se defiende Natalio Grueso