La Senda del Oso: una ruta mágica para descubrir en familia

Un valle que puede ser disfrutado tanto a pie como en bicicleta

Senda del Oso
Senda del Oso

Redacción

Asturias ofrece una gran cantidad de actividades, tanto para sus días más lluviosos como para los más calurosos y soleados. Una amplia oferta gastronómica, eventos culturales múltiples en sus ciudades, y por supuesto, la razón por la que es más conocida y elegida por los turistas: su belleza natural. Para disfrutar de su entorno, hay rutas tan diferentes como paisajes. Desde sendas costeras para observar la inmensidad del Cantábrico que se funde con los acantilados hasta caminatas por sus frondosos bosques y sus inigualables montañas. Una de las rutas más famosas del interior, gracias a su baja dificultad y sus posibilidades de hacerla a pie o en bicicleta, por lo que puede ser un atractivo para realizarla en familia, es la Senda del Oso.

Montaña, vegetación, animales se pueden encontrar en esta antigua vía férrea convertida en senda verde de 29 kilómetros, es decir, la naturaleza en todo su esplendor. Además del Museo Etnográfico de Quirós, el Parque de la Prehistoria, en Teverga, y la Casa del Oso. Estos son los puntos que el visitante debe conocer antes de adentrarse en la magia del camino, cuyo principal atractivo son Paca y Molinera, los osos que se encuentran en el cercado a mitad de la senda. Por desgracia,  Tola, hermana de Paca también habitante en el recinto, murió el año pasado. Su forma de «Y» permite realizar el recorrido en dos opciones, teniendo ambas el mismo punto de partida: el área de descanso de Tuñón.  

Tramo 1: Tuñón-Cueva Huerta

Para realizar esta opción, hay que girar a la izquierda una vez que el senderista se encuentre en el área de descanso de Tuñón.Tras caminar 3,5 kilómetros se llegará a Villanueva, donde la senda continúa siguiendo el río Trubia. Un kilómetro y medio más adelante se sitúa el área recreativa de Buyera, donde se se encuentra el cercado osero con una superficie de más de cuatro hectáreas, favoreciendo una vida en semilibertad. Dos kilómetros después, tras atravesar el desfiladero de Peñas Juntas en el kilómetro seis, está Proaza. Y 4,5 kilómetros más adelante Caranga Baxu, donde se bifurcan los dos tramos anteriormente mencionados. En este caso se tomará el de la derecha.

En el kilómetro 15 se entra en el desfiladero de Valdecerezales, uno de los lugares más increíbles de la ruta y en el kilómetro 20, el Entragu, otra área recreativa en la que descansar y tomar fuerzas necesarias para continuar. La meta ya es visible desde la localidad de Samartín, muy cerca de Cueva Huerta, en el kilómetro 29 que pone el punto final a esta senda que, aunque larga, es de relativa facilidad y ofrece mucho por descubrir.

Tramo 2: Tuñón-Ricao

El inicio de este tramo es el mismo que el anterior, ya que comienza en el área de descanso de Tuñón, y pasa por Villanueva, Buyera, Proaza y Caranga Baxu. En este último punto , se tomará el ramal de la izquierda, donde la senda pasa a tener la compañía del río Quirós. Tras recorrer 13 kilómetros se llegará a Caranga Riba y, en los límites de los concejos de Proaza y Teverga la senda continúa por el desfiladero de Cuevafurada. Casi dos kilómetros más adelante se puede observar la belleza del embalse se Valdemurio a la derecha del cual está el pueblo de Agüeras. Después de recorrer sus más de 20 kilómetros se pasará por los pueblos de Veiga, San Salvaor, Bárzana y Santa Marina, donde se encuentran unos antiguos cargaderos de carbón del siglo XIX. El final de la ruta consta de dos pintorescos pueblos: Ronderos y Ricao, que ponen el broche de oro de esta ruta inolvidable y mágica, que sin dudas deja al que la realiza con ganas de repetirla.

Tags
Comentarios

La Senda del Oso: una ruta mágica para descubrir en familia