600.000 asturianos en 2050, ¿bulo o realidad?

ASTURIAS

Un fotograma de la película «Hijos de los hombres»
Un fotograma de la película «Hijos de los hombres»

Ninguna de las proyecciones oficiales augura una reducción tan drástica como la apuntada por el presidente de Fade y la candidata del PP en Asturias

26 jul 2019 . Actualizado a las 20:00 h.

Desde hace tiempo, al menos en Asturias, la cuestión del envejecimiento de la población y el declive demográfico, forman parte de la agenda política. Ha sido un asunto marcado como prioritario por la totalidad de las formaciones con representación parlamentaria y el año pasado, el Ejecutivo Autonómico presentó un plan a largo plazo para abordar esta materia mientras se reclamaba en la cumbre de presidentes que comenzara a considerarse como un asunto de Estado. La despoblación ha comenzado a acaparar titulares en la prensa nacional especialmente después de la manifestación celebrada en Madrid este último fin de semana con el protagonismo de las regiones de la denominada «España vacía». En el Principado, una cifra y una fecha redonda han comenzado a poner cuerpo al temor a la despoblación: una Asturias de apenas 600.000 habitantes en el año 2050. Pero ¿tiene visos de realidad un pronóstico tan drástico? ¿De dónde sale ese número?

En el año en el que Asturias afronta una mengua de representación parlamentaria en el Congreso de los Diputados tras las próximas elecciones generales (pasará de 8 a 7 diputados), el primero en señalar que a mediados del siglo XXI, el desplome de habitantes se rebajaría a 600.000 asturianos fue el presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), Belarmino Feito. Fue el pasado mes de febrero en una acto celebrado por el Club AsturManager y allí en un discurso titulado «Las claves de Asturias» citó cifra y fecha como destino fatal si no se tomaban medidas «valientes» que, en su opinión, debían ser ante todo rebajas fiscales. 

Unos 20 días después la misma fecha, la del año 2050, y el mismo número de habitantes, los 600.000, volvían a la actualidad de la mano de la candidata del PP en las elecciones autonómicas, Teresa Mallada, quien en una mesa de debate organizada por su grupo parlamentario, señaló que los datos ponían de relieve la «sangría demográfica» con un descenso de población del 3% desde el año 2000 mientras aumentaba un 14% en el conjunto de España «una tendencia que de no corregirse, podría situar a la región en el año 2050 en los 600.000 habitantes». Por este motivo, consideraba una necesidad «la toma de medidas para evitar la fuga poblacional e incrementar la natalidad».