Orgullosos de ser jóvenes y de vivir en un pueblo

Ana Paula García REDACCIÓN

ASTURIAS

Las ventajas y desventajas de pasar la vida en una zona rural

06 abr 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

En Asturias la despoblación es una realidad en la que los pueblos pierden vida cada minuto que pasa. El éxodo hacia núcleos urbanos en busca de mejores servicios y nuevas oportunidades, unido al envejecimiento, está vaciando las zonas rurales. La despoblación golpea a la región desde hace décadas y salvo alguna excepción, no hay ningún municipio asturiano que no tenga un pueblo abandonado. Es el caso, por ejemplo, de Yermes y Tameza, el concejo con menos vecinos de toda Asturias (residen 140 personas). Allí no nace un niño desde 2005 y el único que queda es Adrián Beovides, de 13 años, que no tiene ningún compañero de su edad con el que pasar las horas. Pero pasar la vida en un pueblo no tiene por qué ser todo desventajas. Los jóvenes que viven en la zona rural están orgullosos de poder tener tranquilidad, de respirar aire limpio y de disfrutar de todo lo que les ofrece la naturaleza.

«Se lleva una vida más relajada y se aprende a valorar pequeñas cosas»

Claudia Mañana es una joven estudiante de medicina que vive en Melendreros, pueblo del concejo de Bimenes. Para ella una gran ventaja de vivir en la zona rural es la tranquilidad, estar siempre rodeada de naturaleza y, sobre todo, el ambiente familiar que te brindan los vecinos. Como desventaja ella destaca la falta de recursos, al tener que desplazarse para realizar cualquier actividad, estudiar, trabajar o simplemente para realizar actividades de ocio.

Claudia es feliz en su pueblo y, hoy por hoy, prefiere las zonas rurales aunque haya algunos recursos limitados como el transporte público, que no es constante, por lo que la mayoría de los vecinos se ven obligados a usar vehículo propio. Esta yerbata también cree que vivir en un medio rural te enseña a ayudar y a mostrar tu disponibilidad cuando los demás necesitan ayuda. «Esta solidaridad se veía mucho tiempo atrás con la realización de las tareas de campo. Para acortar el tiempo, los vecinos se ayudaban unos a otros: hoy por ti mañana por mí».