El rector reclama que se investigue y se depure el altercado del campus de El Milán

s.d.m.

ASTURIAS

Alumnos del campus de El Milán (Oviedo) frente al puesto de simpatizantes de Vox
Alumnos del campus de El Milán (Oviedo) frente al puesto de simpatizantes de Vox Alberto Morante

Santiago García Granda condena «la violencia y la provocación». Reclama que «se apliquen las sanciones que correspondan»

14 abr 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

El altercado entre simpatizantes de Voz y universitarios, en el que intervino la Policía Nacional, ocurrido en el campus de El Milán, pilló al rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, fuera de Asturias. García Granda estaba en la firma de un convenio en Rusia pero hasta allí llegaron los ecos de lo sucedido. Ya de regreso, asegura ha estado informado puntualmente por del decano de la Facultad de Filosofía y Letras, José Antonio Gómez, y que se ha interesado por el estado de salud del herido, un estudiante de doctorado, con una beca Severo Ochoa, que tiene carga lectiva, es decir, que da clases.

Lo que reclama, básicamente, el rector son dos cosas. En primer lugar solicita que se depuren responsabilidades por lo sucedido y se apliquen sanciones a quien corresponda. En segundo lugar, solicita tranquilidad. Hace un llamamiento a la cordura para que incidentes como el registrado el pasado jueves, 11 de abril, no vuelvan a repetirse, ni dentro de los recintos universitarios ni tampoco en sus alrededores.

Posición oficial   

«La Universidad de Oviedo quiere expresar su tristeza por ver estas imágenes que no se corresponden con la sociedad libre y democrática que creemos disfrutar y que queremos seguir disfrutando», señala Santiago García Granda que, además, condena «la violencia y la provocación». En base a esos principios, lo que hace el rector es exigir «un comportamiento cívico dentro y fuera de los campus universitarios». Pero, al mismo tiempo, pide que «se depuren todas las posibles responsabilidades y se apliquen las sanciones que correspondan». Lamenta que, «como consecuencia de actitudes irresponsables, se hayan producido incidentes que han causado que una persona de nuestra comunidad universitaria se encuentre herida» y le desea «una pronta recuperación». Reconoce que el doctorando herido ha recibido el apoyo constantes del decanato de su facultad. «Lo que más nos preocupa es la salud física y el estado de ánimo de nuestro doctorando», insiste el rector.