El Gobierno elevará a 200 millones las ayudas a la gran industria por las emisiones

Adriana Lastra se compromete a la modificación de partidas presupuestarias después de las críticas recibidas por el retraso en el estatuto para las electrointensivas

Adriana Lastra, secundada por Adrián barbón, Mariví Monteserín y Gimena Llamedo, entre otros, se entrevista con el comité de empresa de Alcoa
Adriana Lastra, secundada por Adrián barbón, Mariví Monteserín y Gimena Llamedo, entre otros, se entrevista con el comité de empresa de Alcoa

El Gobierno tiene previsto elevar las ayudas compensatorias por costes de emisiones indirectas de CO2 de 91 a 200 millones de euros como medida para abaratar los costes energéticos de las empresas electrointensivas como Alcoa, según ha anunciado la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra. Tras reunirse en Oviedo con el comité de empresa de la planta de Alcoa en Avilés, Lastra ha expresado «el compromiso del PSOE y del Gobierno» de elevar las ayudas hasta los 200 millones de euros.

La vicesecretaria general del PSOE ha explicado que el Gobierno, pese a entrar en funciones el próximo lunes tras las elecciones del domingo, sí podrá modificar partidas presupuestarias para incrementar esas ayudas que permitirán deducir la factura energética de las empresas electrointensivas. El secretario general de Industria, Raúl Blanco, trasladará dicho compromiso al comité de empresa en un nuevo encuentro con el comité de empresa de Alcoa que se celebrará esta misma tarde -viernes- en Oviedo, ha añadido Lastra.

Lastra ha hecho este anuncio después de que el Gobierno haya tenido que renunciar a aprobar el estatuto para la industria electrointensiva ante las alegaciones planteadas por la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) y las consultas realizadas ante la Unión Europea. A este respecto, ha subrayado que su aprobación sin las debidas garantías tan sólo hubiera generado «mayor inseguridad jurídica y energética» para las empresas. No obstante, ha reiterado el compromiso del PSOE de aprobar lo antes posible dicho estatuto si sigue en el Gobierno porque su objetivo es dar estabilidad a la industria electointensiva.

Además, Lastra ha remarcado que el Gobierno sigue tutelando la venta de venta de las plantas de Alcoa en Avilés y A Coruña porque está convencido de que «tienen futuro», y ha avanzado que el próximo 6 de mayo se celebrará una nueva reunión de la comisión de seguimiento de dicho proceso.

Tras el encuentro con Lastra y con una delegación de la Federación Socialista Asturiana, el presidente del comité de empresa, José Manuel Gómez de la UZ, ha valorado el «compromiso» de incrementar las ayudas por costes de emisiones indirectas de CO2 porque es «una medida tangible» que supone «dinero» y una «rebaja de la factura» para las empresas.

Los trabajadores de Alcoa denuncian «el juego sucio» del Gobierno

Trabajadores de Alcoa
Trabajadores de Alcoa

El comité de Avilés acusa al Ejecutivo de intentar alargar el conflicto para que pasara la campaña. La plantilla de A Coruña responsabiliza a la Administración de su posible cierre

El último Consejo de Ministros de la legislatura no ha aprobado el prometido estatuto de la industria electrointensiva. El estatuto ha quedado en el cajón hasta después de las elecciones generales y depende de cuánto tarde en formarse el nuevo Gobierno para que las medidas lleguen a tiempo de salvar las plantas y de evitar el despido del 43 % de sus trabajadores. La venta de las fábricas de Alcoa en A Coruña y en Avilés antes del 30 de junio, para salvarlas del cierre parcial, podría frustrarse porque los inversores ya no tendrían asegurado un precio competitivo de la electricidad. Esto ha indignado a los comités de empresa de ambas planta. En Asturias hablan de «juego sucio» y de intentar aplazar el proceso para que no coincidiera con la campaña. En Galicia sin incluso más duros y responsabilizan directamente al Ejecutivo de un posible cierre. Ambos se sienten «estafados»

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

El Gobierno elevará a 200 millones las ayudas a la gran industria por las emisiones