La furibunda reacción de la asociación Amamantar al caso de la mujer obligada a parir en el HUCA

El colectivo exige responsabilidades a todas las personas que han formado parte «de esa cadena y que deben asumir los errores irreparables
que han cometido»

Barriga de una mujer embarazada
Barriga de una mujer embarazada

Oviedo

El caso de la mujer que fue obligada a dar a luz en el HUCA por una decisión judicial todavía colea. La madre y su hija ya han sido dadas de alta, tras un parto con cesárea, pero son varios los colectivos que continúan posicionándose sobre el asunto. El último en hacerlo ha sido la asociación Amamantar, que critica con contundencia la actuación de todos los profesionales implicados en el caso y, por ello, exige responsabilidades.

El colectivo considera que el «único crimen» cometido por la mujer era querer parir en casa, motivo por el que la decisión judicial les provocó «perplejidad y un sentimiento enorme de injusticia». Desde la asociación, sostienen además que «el sistema obstétrico históricamente ha tratado de someternos “por nuestro propio bien y el de nuestras criaturas”, tecnificando nuestros partos e interviniendo sobre ellos según otros intereses espurios».

«Las cuestiones médicas existen y son objetivables», prosigue el alegato defendido por Amamantar, desde donde recuerdan que en el caso de Oviedo «la mamá en cuestión estaba atendida por una profesional y no existía ninguna evidencia de riesgo». Por ello, aseguran que «las cuestiones legales están claras, se ha vulnerado el derecho de una mujer, como paciente, a rechazar un tratamiento médico, sin siquiera ser escuchada, ni ella, ni a su entorno más inmediato».

Desde la asociación defienden que en este caso hay una «cadena» de culpables, y se hacen varias preguntas. «¿Qué tipo de sociedad es esta en la que las instituciones que deben protegernos, infringen sus propias leyes?» «¿Qué sociedad es esta en la que el sentido común no opera en ninguna de las personas que formaron parte de la cadena?» «¿Qué tipo de juez piensa que una madre pariendo debe ser equiparada en el trato a un criminal? ¿Qué tipo de policías aceptan llevar a cabo semejante sinsentido?» «¿Qué tipo de médicos ponen en situación de riesgo a una madre y su bebé en un momento tan vulnerable?».

Amamantar considera que el caso no puede quedar así y asevera que hay «personas con nombres y apellidos que han formado parte de esa cadena y que deben asumir los errores irreparables que han cometido». Por ello, exige « el arrepentimiento público» del servicio de Ginecología y Obstetricia, así como de la gerencia del HUCA, que permitió «emprender la acción de recurrir a los juzgados». También del responsable médico, que «se extralimitó de su función de informar y recomendar sobre su protocolo», y que debe ser «apartado del trato a mujeres embarazadas y puérperas».

Exige además la amonestación de la jueza, ya que «procedió a instar una orden judicial que vulnera una ley del estado español, como es la Ley de Autonomía del Paciente», y pide la disculpa pública también del responsable de policía, que «incumplió su deber de proteger a una ciudadana en situación de vulnerabilidad». «Todos fueron responsables», defiende.

Sus críticas concluyen con una advertencia: «Agárrense, señores y señoras, porque no vamos a parar hasta poner las cosas en su sitio y acabar con la injusticia patriarcal que nos rodea. Se han equivocado ustedes de a medio, señora Ministra, señoresobstetras, señora jueza..., esto no es una moda, esto es una marea de mujeres poderosas que asistiremos al fin de este injusto estado de las cosas y nos quedaremos cantando».

Comentarios

La furibunda reacción de la asociación Amamantar al caso de la mujer obligada a parir en el HUCA