A juicio el intento de estafa a un empresario asturiano que desenmascaró al pequeño Nicolás

Casi cinco años después de ese fallido fraude, el conocido personaje mediático podría acabar en prisión


Redacción

El 13 de agosto de 2014, curiosamente al darse a conocer su identidad, comenzó la caída de uno de los personajes mediáticos de los últimos años en España: Francisco Nicolás Gómez Iglesias, el pequeño Nicolás. Fue en Ribadeo, en una comida en el restaurante San Miguel, adonde llegó suplantando a un enlace entre el Gobierno y la Casa Real para tratar de consumar una estafa a un empresario asturiano. Si fue así o no es lo que se juzgará a partir del día 20 en la Audiencia Provincial de Madrid. Cinco años después de ese fraude fallido al empresario asturiano, el pequeño Nicolás podría acabar en prisión.

Fue tras la visita a Ribadeo cuando el pequeño Nicolás saltó a los medios de comunicación de todo el país. Hasta ese día, nada se sabía de él. Ribadeo fue la localidad que le dio la fama y la que lo pone a las puertas de la cárcel, porque el fiscal pide para él siete años de prisión y 81.000 euros de multa por los delitos de usurpación de funciones públicas, falsedad en documento oficial y cohecho activo.

En Ribadeo el pequeño Nicolás dejó huella de su capacidad para fabular, llegando a facilitarse una escolta de la Policía local para hacer su entrada en la villa. También es recordado el episodio en el que, estando comiendo en el restaurante San Miguel, se presentó el alcalde, Fernando Suárez, para saludarlo (pensando que, en efecto, era un representante de la Casa Real), y el pequeño Nicolás simuló responder a una llamada de teléfono de la vicepresidenta del Gobierno.

El empresario asturiano no picó. Y días después contactó con la Casa Real y el Gobierno para preguntar si el pequeño Nicolás era quien decía ser. Así se inició la investigación que acabaría con su detención. Como localidad clave, Ribadeo aportará un número importante de testigos especialmente relevantes.

El día 21 han sido llamados a declarar, entre otros, el alcalde de Ribadeo, Fernando Suárez; el presidente del club náutico, Ramón Acuña, y el jefe de la policía local. También lo hará, previsiblemente, el responsable del restaurante San Miguel. En plena campaña electoral, varios de ellos han solicitado testificar por videoconferencia desde el juzgado de Mondoñedo para evitar tener que ir a Madrid.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

A juicio el intento de estafa a un empresario asturiano que desenmascaró al pequeño Nicolás