Redacción

El chófer del exdirector del Centro Niemeyer, Natalio Grueso, ha reconocido que «cada cierto tiempo» este le concedía un «premio» económico en agradecimiento a su «total disponibilidad», informa EFE. D.A. ha testificado en la duodécima sesión del juicio que se celebra en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial por las presuntas irregularidades contables durante la gestión de Grueso en el recinto cultural avilesino, por las que afronta una petición fiscal de once años de prisión por la emisión de facturas falsas o manipuladas.

El conductor ha reconocido que Grueso, tanto en la Fundación Príncipe de Asturias como en la del Centro Niemeyer, le abonaba un «bonus», de unos 1.500 euros, «por estar siempre disponible» y que no comunicaba a la empresa para la que trabajaba. El chófer, que ha asegurado que conoce a Grueso desde hace más de veinte años y que mantiene con él una «amistad laboral», ha recordado que en una ocasión le llevó junto a su madre a un viaje «singular» a varias ciudades de Portugal para asistir a un congreso.

«A veces montaba alguien con él, pero no sabía a lo que iba», ha apuntado D.A., quien también ha comentado que algunas veces realizó servicios con su exmujer Judit Pereiro. En su declaración, también ha reconocido que desplazó a la madre y a la abuela a Avilés, aunque ha dicho no recordar si algunos de esos viajes se realizaron fuera del Principado.

En su testifical, ha explicado que antes de ser chófer trabajó realizando labores de mantenimiento en otra empresa, motivo por el cual Grueso le ofreció años más tarde ese puesto en el Centro Niemeyer, por el que llegó a cobrar 27.500 euros anuales. Hasta cuatro clientes de Viajes El Corte Inglés han afirmado que contrataron y pagaron sus viajes familiares con la agencia, aunque el Ministerio Fiscal les ha confirmado que dichos gastos se habían pasado a la contabilidad de la Fundación Niemeyer.

Solo uno de los clientes ha manifestado ser «amigo de la infancia» del acusado José María Vigil, extrabajador de la agencia de viajes de El Corte Inglés, aunque ha recalcado que el viaje familiar contratado en 2008 para acudir a Disneyland lo pagó «en metálico» y «en mano». «Fue el único viaje que gestioné con él», ha dicho en su declaración en la que también ha negado cualquier «ninguna relación» con los responsables del equipamiento avilesino.

Comentarios

El chofer de Grueso dice que le daba 1.500 euros extra por su «total disponibilidad»