Alcoa tiene quién compre sus fábricas

El grupo asegura que varios de los candidatos a adquirir las plantas de A Coruña y Avilés reúnen los requisitos, pero piden un marco eléctrico estable que aún no hay

Factoría de Alcoa en Avilés
Factoría de Alcoa en Avilés

El último dato facilitado por el secretario general de Industria, Raúl Blanco, es que cinco inversores han presentado ya a Alcoa ofertas no vinculantes para adquirir las fábricas de A Coruña y Avilés. Además, otros cuatro las estarían preparando. La hora de la verdad llegará a finales de este mes, para cuando habrán de concretar ya las propuestas de compra en firme. La multinacional quiere cerrar el trato antes del 30 de junio. Si no lo consigue, clausurará definitivamente la parte de fabricación de aluminio primario de las plantas -apagadas ya temporalmente desde mediados de febrero- y despedirá al 43% de los casi 700 trabajadores. Se quedaría solo con las fundiciones y 205 operarios (114 en A Coruña y 91 en Avilés).

A los trabajadores les va la vida en que la venta llegue a buen puerto. Pero los sindicatos no se fían de Alcoa. Siguen creyendo que prefiere cerrar las electrolisis en lugar de colocárselas a un inversor, que, al fin y al cabo, se convertiría en competencia de la fábrica de aluminio de San Cibrao, la única que conservaría la multinacional estadounidense.

Por eso, algunas fuentes aseguran que a la empresa no le gusta ninguno de los aspirantes. Pero los portavoces oficiales de la compañía niegan tal extremo. Es más, recuerdan que adquirieron el compromiso firme de buscar un salvador para las fábricas cuando firmaron el acuerdo laboral con los comités. Y así lo están haciendo. Eso sí, avanzan que tiene que tratarse de una oferta viable y seria y que, además, reúna los requisitos pactados con los sindicatos. A saber: que asuma el 100 % de la plantilla de las fábricas y que maneje un plan industrial de futuro para las mismas. Es decir, no se aceptan especuladores ni candidatos que quieran trocear el negocio.

Y hay algunas propuestas que responden a ese perfil, según Alcoa, aunque fuentes de la multinacional recordaron que las conversaciones están aún en fase preliminar y que será a finales de mes cuando se verá finalmente cuántas ofertas vinculantes se presentan. Eso sí, todas piden una condición que no está en manos del grupo con sede en Estados Unidos, sino del Gobierno. Se trata de un marco eléctrico estable que no existe, que garantice unos costes de producción competitivos. No solo a Alcoa, sino a todas las industrias con un elevado consumo energético, como Asturiana de Zinc o Arcelor Mittal.

El Ejecutivo tenía previsto aprobar un estatuto con medidas, pero lo ha aplazado.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Alcoa tiene quién compre sus fábricas