El exgerente del Serida afirma ser víctima de una persecución política

Juan Luis Osoro explica que todo parte de una denuncia anónima ante el Seprona totalmente falsa

El abogado Víctor Tartiere junto al exgerente del Serida Juan Luis Osoro
El abogado Víctor Tartiere junto al exgerente del Serida Juan Luis Osoro

Redacción

El exgerente del Servicio de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida) Juan Luis Osoro, acusado de un delito continuado de malversación de caudales públicos por el que afronta una pena de cuatro años y medio de cárcel, asegura ser víctima de una persecución política por parte de algunos trabajadores, informa EFE. Su abogado, Víctor Tartiere, ha defendido que en los 3.000 folios de la causa y los siete años que abarca la investigación «no hay una sola prueba» que lo incrimine.

Osoro, quien ha respondido a las preguntas del Ministerio Fiscal en la vista oral que se celebra ante un tribunal de jurado popular, ha explicado que todo parte de una denuncia anónima ante el Seprona, totalmente falsa, en la que se alertaba de que había ganado de otro de los acusados, el operario agroganadero A.A.P. en la finca del Serida, que se estaba criando a costa de dinero público. Según esta acusación, los animales del acusado se habían estabulado, alimentado y criado en las instalaciones del Serida con dinero público.

Sin embargo, Osoro ha desmentido que hubiese ganado bovino de este particular en los terrenos del Serida, puntualizando que solo hubo ganado equino durante un tiempo limitado para el desarrollo de cuatro proyectos de investigación que permitieron al Serida ingresar casi 500.000 euros. Además, A.A.P. había creado, junto a otro de los acusados, una cooperativa bajo el nombre de Prodescal, a través de la cual habría vendido gran parte de los animales de la finca para obtener beneficio particular. El Ministerio Fiscal ha incidido en las diferencias en las cifras de animales que manejaba el Principado respecto al Serida.

En este sentido, ha subrayado que el Gobierno regional llegó a contabilizar 18 nacimientos de lechones en un ejercicio, mientras que los datos del Serida reflejaban que solo había cinco ejemplares en la finca. A este respecto, Osoro ha hecho hincapié en que las condiciones climatológicas adversas de la finca de Illano, a más de mil metros de altitud, provocaron un alto índice de mortandad de los animales. Al ser preguntado por el motivo por el que los cadáveres no fueron recogidos por la empresa encargada de ello, ha apuntado que en muchos casos no se recogían al fallecer en un barranco de la finca, donde no era posible acceder.

Durante su declaración, Osoro ha negado todas las acusaciones del Ministerio Público, desmintiendo tanto la venta a título particular de gran parte del ganado de la finca como la cría de ejemplares de un particular con dinero público en dichas instalaciones. El interrogatorio de la Fiscalía ha sido muy exhaustivo, incidiendo en detalles muy específicos de la causa, alargándose durante más de tres horas. El exgerente del Serida afronta una pena de prisión de 4 años y medio por un delito continuado de malversación pública, mientras que el técnico U.G.P. se enfrenta a una pena de cuatro años de cárcel como coautor, y el oficial J.M.M.I. y el operario agroganadero A.A.P., afrontan penas de prisión de tres años como cooperadores necesarios.

Tags
Comentarios

El exgerente del Serida afirma ser víctima de una persecución política