Si va a desbrozar una finca, use una careta de apicultor contra las velutinas

El especialista José María Vázquez expone varios consejos para prevenir picaduras de avispas asiáticas


Se aproxima el verano y un buen número de mariñanos se preparan para desbrozar fincas en las que la hierba y la maleza ha crecido de forma considerable durante la primavera. La muerte de un vecino de San Tirso de Abres, como consecuencia de la picadura de una avispa velutina que lo atacó mientras desbrozaba un terreno, unida a la de un vecino de Viveiro (Galicia) que falleció el pasado mes de julio en circunstancias similares, animan a extremar las precauciones para evitar riesgos ante la nueva temporada. José María Vázquez, especialista en la exterminación de nidos de avispas asiática, anima a protegerse. Ofrece una serie de consejos para evitar las picaduras de un insecto invasor que fue detectado hace un lustro y que además de ser letal para insectos autóctonos como las abejas, también afecta a la producción de frutas.

EMPIECE A CORTAR LA MALEZA POR LA PARTE PLANA DEL TERRENO

El propietario de Serpa (Servicios de Extinción de Avispa Velutina) señala que las avispas velutinas reinas suelen construir los nidos en los que luego producirán miles de avispas obreras -se calcula que cada reina genera unas 20.000 obreras- en muros o pequeñas elevaciones laterales del terreno. De ahí que Vázquez recomiende empezar a cortar la maleza por la parte más plana de la finca, dejando para el final las partes en las que puede haber más peligro.

PASAR UNA RAMA O UNA VARA LARGA POR EL MURO Y ESPERAR UNOS MINUTOS PARA VER SI SALE ALGUNA AVISPA ASIÁTICA

Una vez desbrozada la parte más llana del terreno, antes de empezar a cortar la maleza en muros y cierres, sería conveniente pasar una rama o una especie de vara larga sobre el tramo y esperar algunos minutos para ver si sale alguna avispa asiática. Si salen es que hay un nido cerca, por lo que insta a no acercarse a él a menos de cinco metros y a llamar al número de teléfono 012 para dar la voz de alarma.

UTILIZAR «CARETAS DE APICULTOR» PARA PROTEGER LOS OJOS, Y GUANTES PARA PROTEGER LAS MANOS

En opinión de José María Vázquez, las avispas velutinas acostumbran a «tirarse a la cabeza y las manos», las partes del cuerpo que suelen estar más descubiertas. «Es su instinto», afirma. Por esta razón, aconseja a los particulares que se disponen a desbrozar fincas que utilicen «caretas de apicultor», como las que usan los apicultores cuando extraen la miel de las colmenas para protegerse de las abejas. Indica que la protección que ofrecen estas es más completa que las de las caretas que se suelen utilizar en trabajos forestales, y que únicamente ponen a salvo la vista mediante una pantalla transparente o de malla, pero dejan a la intemperie otras partes del rostro como las orejas o el cuello.

OJO, MIENTRAS SE DESBROZA NO SE ESCUCHA SU RUIDO

El ruido de las máquinas desbrozadoras y otros equipamientos de ese estilo impide a quienes los utilizan escuchar el sonido de las avispas velutinas aunque se aproximen. «Con el ruido no te das cuenta hasta que las tienes encima o te pican, así que si usas una careta de apicultor te da tiempo a reaccionar y a escapar de ellas», concluye Vázquez, que lleva seis años exterminando nidos.

Los alergólogos alertan de la falta de un test diagnóstico específico para la avispa asiática

Carmen Liedo
Un nido de avispa velutina retirado
Un nido de avispa velutina retirado

Hasta el momento se utilizan las pruebas y los tratamientos de la avispa autóctona por la coincidencia de indicadores del veneno de ambas especies

El fallecimiento de un hombre de 32 años de San Tirso de Abres el pasado fin de semana como consecuencia de una reacción alérgica a la picadura de una avispa asiática que le dejó en coma durante varios día ha vuelto a poner el foco sobre esta especie invasora que el pasado año también ocasionó varias muertes en la zona norte de España. Aún así, el alergólogo Gaspar Gala, especialista en el Hospital de la Cruz Roja de Gijón, no es partidario de alarmar a la población porque asegura que «no podemos hacer un diagnóstico de quien va a desarrollar una alergia grave hasta que haya una reacción». Con esto el mismo quiere dejar claro que «no podemos pronosticar si una picadura puede provocar una reacción alérgica» si no hay una histórica clínica compatible.

Seguir leyendo

Comentarios

Si va a desbrozar una finca, use una careta de apicultor contra las velutinas