Qué comer (sin remordimientos) cuando tienes hambre entre horas

Existen snacks saludables y trucos para estar saciados durante más tiempo

Sí, lo has leído bien. Puedes comer entre horas sin remordimientos. Es más, resulta saludable comer entre horas. En pequeñas cantidades, te ayuda a mantener activo el metabolismo, que así consume más energía; infunde vitalidad al organismo y, además, permite que llegues a las comidas principales con menos sensación de apetito. Y lo mejor de todo: es una forma sencilla de mantener la báscula a raya. Pero no sirve cualquier cosa. Es conveniente que antes conozcas unos trucos sencillos y algunas recetas de tentempiés realmente suculentos.

Primero los trucos

Existen infinidad de estrategias para combatir el hambre y mantenernos saciados durante más tiempo. La primera la puedes poner en práctica nada más levantarte: empieza el día con un desayuno completo. Un café y una tostada no son suficiente. Es mejor acompañarlos con productos ricos en proteínas, como el pavo, el jamón o los huevos. Los panes integrales te aportan los hidratos necesarios. El aguacate o el aceite de oliva suman las grasas necesarias a la dieta. Con este menú se retrasa la aparición del apetito y se está consumiendo una dieta equilibrada.

A lo largo del día, es importante beber suficientes líquidos. La ansiedad por comer, señalan los especialistas, es más una emoción que una necesidad fisiológica real. Por esa razón, si se ingiere agua o tés se frena ese impulso y se evita una ingesta innecesaria de comida. También se sortea la tentación de comprar productos de baja calidad nutricional. Sin embargo, los expertos aconsejan no beber demasiado durante las comidas, ya que en ese caso sí que puede empujarnos a comer más.

Elige alimentos que sea necesario masticar bien. Es otro truco saludable. Si masticas, inviertes más tiempo en la comida y das margen a tu cuerpo para que active las señales de saciedad. Lo mismo que ocurre cuando comes despacio. Los alimentos con texturas crujientes o los que requieren de una buena masticación, como la fruta, los frutos secos o el pan, se pueden convertir en tus mejores aliados.

¿Existen los snacks saludables? 

Hacer cinco comidas al día es fundamental para conseguir la vitalidad necesaria con la que afrontar el día y también para perder peso de una manera saludable, sin apenas esfuerzo. Pero no sirve cualquier cosa. Aléjate de las máquinas expendedoras que te ofrecen coloridos envoltorios con snacks. Es mejor que te organices y, siempre que puedas, te los lleves preparados de casa. No es necesario invertir mucho tiempo. Lo importante es planificarse y aplicar el sentido común. 

Echa mano de frutas y verduras. Es una buena forma de picar algo. Estos alimentos aportan pocas calorías y muchos nutrientes. Si estás realmente hambriento y necesitas algo más contundente, puedes mezclarlas con yogur, queso o frutos secos. Los lácteos, mejor desnatados.

Si disfrutas en los fogones y tienes margen para dedicarte a los tentempiés, entonces es mejor que conozcas algunas recetas. Las galletas de plátano y avena son algo dulce y práctico para seguir el ritmo de tu día a día, ricas en fibra y grasas saludables, fáciles de elaborar y aptas para llevar. Estarán listas en 10 minutos. Si prefieres algo más refrescante, también dulce y sin necesidad de cocinar, entonces tu alternativa es la macedonia de frutas. Aportará las vitaminas y minerales necesitas. ¿Se te ha ocurrido alguna vez preparar un sándwich de plátano? Pélalo, ábrelo a la mitad y rellénalo de un queso bajo en grasa y unas cucharaditas de mermelada light. Ya solo tienes que buscar el envase para meterlo en tu bolso. 

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

Qué comer (sin remordimientos) cuando tienes hambre entre horas