El debate de investidura del próximo presidente del Principado se convocará para la segunda mitad de la próxima semana, una sesión que arrancará con la intervención de los candidatos que opten al cargo y que seguirá un día después con la de los portavoces de los grupos antes de proceder a la votación. De cara a la investidura, el candidato socialista, Adrián Barbón, abrirá mañana la ronda de contactos con el resto de formaciones parlamentarias que se abrirá a las 10 horas con el PP y seguirá después con Podemos y Ciudadanos para «construir una legislatura de diálogo y de la búsqueda de acuerdos», según ha informado el PSOE.

Al día siguiente los socialistas celebrarán a lo largo de la mañana sus encuentros con IU y con Foro en una ronda en la que, al igual que ocurrió con las negociaciones celebradas para conformar la Mesa de la Junta General del Principado, el PSOE ha excluido a Vox. El Reglamento de la Junta General fija como requisitos para optar a la Presidencia en la sesión de investidura que la candidatura se haya presentado al menos veinticuatro horas antes de la celebración del pleno ante la Mesa de la Cámara por al menos cinco diputados.

Así, la sesión comenzará con la intervención de los candidatos para exponer su programa de gobierno y se suspenderá después hasta el día siguiente cuando tomarán la palabra los portavoces de los seis grupos parlamentarios. Posteriormente, se suspenderá la sesión para proceder en la reanudación a la votación en la que los diputados, de acuerdo con el Reglamento de la Cámara, podrán votar la candidatura presentada o abstenerse, pero no tendrán la posibilidad de votar en contra. Según el Reglamento si ninguno de los candidatos obtiene la mayoría absoluta, lo que requiere el respaldo de 23 de los 45 parlamentarios que integran la Junta, la votación se repetirá 48 horas después y resultará elegido el que obtenga más votos.

Dada la constitución de la Junta General para la undécima legislatura, el candidato socialista, Adrián Barbón, -a la espera de si el PP decide optar o no a la investidura- podría resultar elegido en primera votación si contase con el apoyo de Podemos, que cuenta con cuatro escaños, o de Ciudadanos, que dispone de cinco. No obstante, y al margen de la postura que adopten los dos representantes de IU, Barbón sí tendría garantizada la elección por mayoría simple en la segunda votación. Si se produjese empate, el presidente convocará nueva votación, que no podrá celebrarse hasta 48 después y, si persistiese una vez realizada esta, la votación podrá repetirse o tramitarse nuevas propuestas siguiendo el mismo procedimiento. En caso de transcurrir dos meses a partir de la constitución del Parlamento (16 de junio) sin que ninguno de los candidatos fuese elegido, la Junta quedará disuelta y el presidente del Principado en funciones deberá convocar nuevas elecciones.

Comentarios

Barbón abre la ronda de contactos con los partidos (excepto Vox)