El desabastecimiento de fármacos mejora pero aún hay escasez en 600 medicamentos

Carmen Liedo OVIEDO

ASTURIAS

MARCOS MÍGUEZ

El Colegio de Farmacéuticos de Asturias apunta que el punto álgido de la falta de medicinas fueron los primeros meses de este año y que la situación actual es equiparable a la de hace un año. Asegura que el 98% de los casos hay fármacos sustitutos en el mercado

18 jul 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Asturias ha superado el punto álgido de desabastecimiento de medicamentos. Lo sufrieron las farmacias de la región en los primeros meses de este año y en la actualidad ese desabastecimiento «va mejorando lentamente», según apuntan desde el Colegio de Farmacéuticos de Asturias, organismo que equipara la situación existente en la región ahora mismo a la de hace un año. Pese a esa mejora, la estimación es que faltan unos 600 medicamentos en las farmacias asturianas, muchos con el mismo principio activo pero de diferentes marcar o en distintos envases. El Adiro, uno de los medicamentos que se utiliza para prevenir infartos, es uno de los que lleva meses encabezando la lista de los que están en falta de stock, así como el Trankimazin, el anticonceptivo Loette Diario o el Dolocatil, según los listados de medicamentos con problemas de suministro publicados en la web.

El secretario del Colegio de Farmacéuticos de Asturias, Juan Roces, explica que «ahora las faltas de medicamentos son menos» y que, por tanto, se puede considerar que «el desabastecimiento va mejorando lentamente» respecto a los meses con más problemas de suministro, que fueron entre enero y abril de este año. Así, añade que se ha mejorado pero que la situación actual «es la misma que en julio del año pasado». 

La cifra que da es que 600 medicamentos escasean en los dispensarios asturianos y aunque asegura que «en el 98% de los casos hay fármacos sustitutos en el mercado y se puede dar solución a los pacientes, siempre queda «la preocupación» en las farmacias por cambiarles las cajas y que eso pueda conllevar una mala administración, «sobre todo de que las personas mayores se distraigan y los tomen mal», comenta Roces, que no pierde la perspectiva de que «estamos hablando de salud». Un medicamento se considerada con problemas de suministro si afecta a un elevado porcentaje de las farmacias durante tres o más días de la semana o si durante un único día estuvieran afectadas una amplia mayoría de ellas, se indica en la web del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.