Reclaman la Medalla de Asturias a cuatro asturianos que lucharon contra el nazismo

La Voz REDACCIÓN

ASTURIAS

Arriba a la izquierda, José Antonio Alonso Alcalde, Comandante Robert; arriba a la derecha, Felipe Matarranz, Comandante Lobo; abajo a la izquierda, Cristino García Granda y abajo a la derecha Vicente García Riestra
Arriba a la izquierda, José Antonio Alonso Alcalde, Comandante Robert; arriba a la derecha, Felipe Matarranz, Comandante Lobo; abajo a la izquierda, Cristino García Granda y abajo a la derecha Vicente García Riestra FAMYR

La Federación Asturiana Memoria y República demanda la distinción para Vicente García Riestra, Cristino García Granda, Felipe Matarranz y Juan Antonio Alcalde

24 jul 2019 . Actualizado a las 16:31 h.

La Federación Asturiana Memoria y República (Famyr), con el apoyo de Podemos e IU, ha reclamado que se conceda la Medalla de Oro de Asturias y el título de Hijo predilecto de Asturias a cuatro asturianos ya fallecidos que lucharon activamente contra los nazis y el franquismo: Vicente García Riestra, Cristino García Granda, Felipe Matarranz y Juan Antonio Alcalde. Esta federación, que ya hizo esta petición en 2004 y 2010, ha presentado ya su esta nueva solicitud ante Presidencia del Principado y en la Junta General del Principado, informa EFE.

Las Medallas de Asturias, que se entregan con motivo de la celebración del día de la comunidad autónoma el 8 de septiembre, se reserva para premiar méritos verdaderamente singulares para los intereses generales del Principado. «Son héroes en Francia y toda Europa, donde combatieron el nazismo, pero aquí siguen siendo considerados como bandoleros lo que es muy triste», ha señalado Rubén Norniella, representante de la Famyr, al justificar su petición.

En una rueda de prensa en la que ha estado acompañado por las portavoces parlamentarias de Podemos, Lorena Gil, e IU, Ángela Vallina, Norniella ha incidido en que es «difícil de entender» que no hayan sido reconocidos en su tierra «cuando son parte de la historia del continente». De hecho, ha recordado que todos ellos murieron sin tener reconocida la nacionalidad española, el último de ellos, García Riestra, el último superviviente español del campo de concentración de Buchernwald, que falleció el pasado 9 de mayo a los 94 años en Francia.

Alonso Alcalde «comandante Robert» falleció en Francia en 2015, un año después de haber recibido la Orden del Mérito Nacional de ese país por su «heroico papel» en la liberación de la ciudad de Foix, capital del departamento del Ariege. Fallecido en Colombres hace cuatro años, Felipe Matarranz «comandante Lobo» estuvo condenado a muerte, fue encarcelado en varias ocasiones y durante años trabajó en la clendestinidad para el Partido Comunista.

Cristino García Granda fue fusilado en 1946 tras ser sometido a un juicio sumarísimo y de haberse identificado en el juicio como un patriota antifascista, se exilió tras la Guerra civil a Francia, donde estuvo internado en un campo de concentración antes de forma parte de la Resistencia francesa y de participar en batallas que le llevaron a ser reconocido como «Héroe Nacional de Francia».

Para la portavoz de Podemos, el Gobierno asturiano ha demostrado su «falta de sensibilidad memoralista» al reconocer la lucha de estos hombres que combatieron el nazismo y el franquismo. Vallina ha criticado que la Ley de Memoria Histórica siga sin cumplirse, a pesar de ser una ley como otras, y ha advertido de que un país no avanza en libertades y democracia mientras no recupere y admite su pasado.

Así fue la exhumación de Ángel Fernández en La Canalona

Ángel vuelve a casa (en Agones) 82 años después

Nacho G. Ruano

«Toda la vida, cada vez que pasábamos por delante, nuestra madre nos decía que ahí estaban enterrados nuestro padre y nuestro tío», confiesa Ángel Fernández, hijo y sobrino de los dos pravianos fusilados en la Nochebuena de 1937, en La Canalona. Vivían en Agones, a un kilómetro de donde fueron ejecutados. Su padre había cumplido 20 años. Su tío, 31. Ocho décadas de sufrimiento familiar llegan a su fin. El impulsor de la exhumación de esta fosa común ya puede vivir tranquilo, sabiendo que ha hecho todo lo que estaba en su mano para recuperar a sus dos familiares sepultados. No obstante, tiene una espina clavada. Han localizado los restos de su tío pero no los de su padre. Posibles corrimientos del terreno han imposibilitado localizar su cuerpo. Se muestra satisfecho porque todos los implicados en la excavación «han llegado al límite de sus fuerzas». Hoy, Ángel Fernández, el asesinado hace 82 años, regresa a casa. Un acto simbólico organizado en el Ayuntamiento de Pravia servirá para arropar a toda la familia.

Seguir leyendo