Las pensiones y los salarios de los funcionarios asturianos, congelados por la falta de Gobierno

M.V / L.O.

ASTURIAS

Miles de personas participaron en Oviedo en la manifestación convocada por las Asociaciones de Pensionistas de Asturias y de Gijón para protestar por la subida de las pensiones en tan sólo un 0,25 por ciento y para pedir que se blinde el sistema público de pensiones
Miles de personas participaron en Oviedo en la manifestación convocada por las Asociaciones de Pensionistas de Asturias y de Gijón para protestar por la subida de las pensiones en tan sólo un 0,25 por ciento y para pedir que se blinde el sistema público de pensiones JLCereijido

El bloqueo podría afectar a alrededor de 350.000 personas que verían menguado su poder adquisitivo

09 ago 2019 . Actualizado a las 08:28 h.

El bloqueo político que se prolonga durante los meses de verano, a falta de un acuerdo que permita que arranque la legislatura después del fracaso en las conversaciones entre PSOE y Podemos el pasado mes de julio tiene consecuencias económicas que los grupos también usan como argumento en su estrategia de tratar de urgir al pacto, aunque sea de forma indirecta. Desde Asturias, el presidente del Principado alertó la semana pasada de que esta parálisis tendría consecuencias en las cuentas regionales, son alrededor de 200 millones de euros (entre las mensualidades del IVA y las entregas a cuenta) que la comunidad no recibe mientras no haya un gobierno en Madrid plenamente operativo porque el Ejecutivo en funciones no puede darles paso. En el ámbito nacional los sindicatos han disparado la alarma también respecto a la revalorización de las pensiones y los salarios de los empleados públicos.

Lo señaló primero Fernando Lezcano, secretario de Organización y portavoz de CCOO quien indicó que «No se pueden dejar sin regular las pensiones porque no sean capaces de formar un Gobierno». El sindicato advirtió esta semana sobre el riesgo de que las pensiones públicas se revaloricen solo un 0,25 % el próximo 1 de enero si no se constituye un Gobierno que pueda aprobar una norma con rango de ley para elevar la subida. La ausencia de Ejecutivo lastraría el poder adquisitivo de los más de 302.400 pensionistas asturianos que contaba el Ministerio de Trabajo el pasado mes de marzo; y circunstancia que también afecta a los 57.871 empleados públicos en la comunidad que verán sus salarios congelados. 

Las protestas de los jubilados, uno de los pocos colectivos capaces de llenar hoy las calles, permitieron paralizar la aplicación de la norma introducida por el PP en el 2013 y ligar de nuevo el incremento de las pensiones con el IPC. El año pasado, el Ejecutivo socialista elevó la subida hasta el 1,7 %, tendencia que incorporaba a los Presupuestos rechazados por el Congreso. Con la ley sin cambiar, el alza volverá a ser la mínima el próximo año mientras no se constituya un nuevo Gobierno. Sin la fórmula del real decreto ley, el único método de indexar el incremento de las pensiones a la inflación parte de la formación de un Ejecutivo con plenos poderes antes de finalizar el 2019.