Cumbre de buzos en Llanes contra la contaminación del fondo marino

Los aficionados culminarán en Asturias una pregrinación subacuática iniciada hace un mes

Monolitos de «Camino de Santiagua»
Monolitos de «Camino de Santiagua»

Santander

Los responsables de un proyecto denominado «Camino de Santiagua» han colocado monolitos bajo el mar en los municipios de Santander, Castro Urdiales, Laredo, Suances y Comillas, para crear un recorrido subacuático de peregrinación, que combina senderismo y buceo. En los próximos días, este grupo de buceadores finalizará las «etapas» de esta peregrinación, que empezaron a finales del pasado mes de julio, y llegarán a aguas de Asturias «para hacer un gran encuentro de buzos en Llanes» para conciencia a la sociedad sobre los daños que sufre el fondo marino.

Esta iniciativa, llevada a cabo llevado a cabo para cumplir el sueño de un submarinista y promotor del proyecto Adolfo Rodríguez, que «siempre quiso poner en marcha la peregrinación subacuática como una alternativa más», pretende poner en valor el litoral Cantábrico. Así mismo, tal y como informa la fundación, tiene como objetivo lanzar un mensaje de compromiso para detener los vertidos al mar, del plástico y crear reservas marinas, para lo que se llevarán a cabo diversas actividades, informa EFE.

En la localidad asturiana, estos amantes del submarinismo van a hacer un llamamiento para que la sociedad recapacite sobre los daños que sufre el fondo marino y la repercusión negativa de la pesca intensiva. La Fundación Camino Lebaniego también explica que, en la actualidad, los promotores del proyecto se encuentran en trámites para homologar esta idea de peregrinación subacuática y establecer la figura del peregrinosub. En la página web del proyecto (www.caminodesantiagua.com) se pueden estudiar las 21 etapas que conforman esta ruta, con 34 inmersiones, 246 millas náuticas y 180 kilómetros a pie.

Estos son los principales reclamos de la costa asturiana para los buzos

Roberto Rodríguez
Un fotógrafo toma imágenes del litoral asturiano en Cabo Peñas.Un fotógrafo toma imágenes del litoral asturiano en Cabo Peñas
Un fotógrafo toma imágenes del litoral asturiano en Cabo Peñas

La belleza del paisaje submarino del Principado es reconocida pero los restos de barcos apenas se reducen a unas chapas

El hundimiento controlado de barcos como atractivo turístico es uno de los grandes reclamos de los submarinistas del Cantábrico desde que se comenzase a realizar de formar recurrente y exitosa en el mar Mediterráneo. Uno de los principales problemas que encuentran las escuelas de buceo asturianas respecto a este asunto es que no solo no se provocan esos hundimientos controlados que demandan, sino que cuando se produce uno natural en la mayor parte de las ocasiones es reflotado y retirado de la zona. Así lo lamenta la escuela Speedywater, que trabaja en la zona de Candás, y lo refrenda Daniel Suárez, que afirma que «el de cabo Peñas se reflotó, y el Neretva no lo hicieron porque era demasiado grande, pero era la intención». El cabo Peñas suele ser el punto geográfico más exitoso para los submarinistas en la zona de Candás y apenas quedan unas chapas que rememoran el naufragio del pesquero portugués Santa Ana. Se trata de un punto «más profesional y técnico», pero de una belleza única debido a sus paredes borgoñas, comentan desde Speedywater. También en la zona de Lastres, donde trabaja el Club Aqua, se pueden observar paisajes marinos únicos como el de La Llastra, «el punto submarino más bonito del Principado», según su gerente.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Cumbre de buzos en Llanes contra la contaminación del fondo marino