Uso de las galerías mineras, un mapa de talento, un «hub» de difusión: las nuevas ideas de la Consejería de Ciencia

El Gobierno apuesta por impulsar la ciencia para crear empleo de calidad y en incrementar la relación con las empresas

Borja Sánchez, en la Junta
Borja Sánchez, en la Junta

El Gobierno asturiano impulsará la creación de polos de innovación en terrenos liberados de las centrales térmicas y desarrollará proyectos de alto valor para aprovechar viejas galerías mineras. También pondrá en marcha un programa de mentores asturianos que desarrollan su actividad en empresas en el extranjero, de manera que puedan tutelar a estudiantes con expedientes brillantes. Y creará un «hub» para difundir la ciencia que se está haciendo en la región. Son algunas de las nuevas ideas que ha presentado hoy el consejero de Ciencia, Innovación y Universidad, Borja Sánchez, en una comisión parlamentaria. La relación con las empresas serán muy relevante para el desarrollo de ciencia en Asturias. 

Asimismo, ha considerado que la Consejería que dirige será «clave» para la reconversión minera mediante el aprovechamiento de suelos procedentes del desmantelamiento de centrales térmicas y las viejas galerías mineras para desarrollar polos de innovación y proyectos vinculados a nuevas tecnologías. Sánchez buscará accesos a nuevas vías de financiación europea y llevará a cabo un plan integral de renovación de infraestructuras que tratará de complementar con un proyecto para la instalación de una instalación cientificotécnica singular

El consejero ha abogado por que Asturias, quinta comunidad autónoma en términos de atracción y retención de talento según el mapa del talento de España en 2019 de la Fundación Cotec, llegue al final de la legislatura dedicando un dos por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) al I+D+i, cuando actualmente se destina el 0,8 por ciento.

Además elaborará un mapa del talento para poner en marcha un programa de mentores asturianos que desarrollan su actividad en empresas, centros de investigación e instituciones de referencia en el extranjero, de manera que puedan tutelar a estudiantes con expedientes brillantes. Sánchez ha defendido negociar el incremento de la dotación plurianual de los programas nacionales Ramón y Cajal y Miguel Servet, prevista en 6,8 millones en 2020, 7,8 millones en 2021 y 8,2 en 2022, lo que permitirá aumentar el número de personas que ayuden a dinamizar el sector.

Para fomentar la difusión de la ciencia, el Ejecutivo desarrollará una plataforma de la ciencia y la innovación que sea una puerta de acceso a todos los recursos y potencial investigador del Principado. Además, facilitará la incorporación de Asturias a las plataformas nacionales e internacionales de difusión de la ciencia para dar a conocer los resultados de la I+D+i producida en la comunidad, ha señalado.

El Ejecutivo autonómico defenderá la colaboración público-privada y para ello potenciará los programas que favorezcan la creación de start-ups (empresas emergentes), spin-offs (filiales), así como de firmas innovadoras de base tecnológica. Además, impulsará un plan de formación para la activación de la I+D+i para que las compañías sepan cómo beneficiarse de las medidas fiscales y un programa de compra pública innovadora.

Sánchez ha defendido abrir líneas de apoyo a la incorporación de investigadores con experiencia en empresas con actuaciones como la de los doctorados industriales o el Programa Torres Quevedo, además de fomentar la movilidad entre los ecosistemas académico y el industrial. Sánchez ha apostado por potenciar los convenios con la Universidad de Oviedo y garantizar que cuente con unas condiciones «óptimas» de financiación para lo que el Gobierno asturiano estudiará flexibilizar de los límites establecidos en la regla de gasto de la institución.

La denominada regla de gasto obliga a las distintas administraciones a que la variación del gasto computable no supere la tasa de referencia de crecimiento del PIB a medio plazo de la economía, un 2,8 por ciento según las previsiones para 2020.

Sánchez ha afirmado que la Universidad de Oviedo tiene una de las matrículas más baratas de España y que el Ejecutivo autonómico seguirá trabajando en esa línea en la medida que haya disponibilidad presupuestaria.

Además, impulsará la excelencia de la investigación mediante la acreditación de al menos un centro en el programa nacional Severo Ochoa o una unidad dentro del programa María de Maeztu, que implicará la atracción de fondos nacionales.

«No imagino ningún tipo de política científica en Asturias que no tenga como centro la universidad», ha afirmado el consejero, que ha defendido que educación superior y productividad se comuniquen y que la investigación llegue lo antes posible a las empresas.

En esa interlocución entre la institución académica y la empresa la labor de su Consejería va a ser «clave», ha apuntado tras avanzar que el Gobierno impulsará una Ley de Ciencia que se encargue de la evaluación, redacción y seguimiento del plan de ciencia, tecnología e innovación del Principado.

Con el fin de reducir de la burocracia, el Gobierno regional tiene previsto extender a otras convocatorias de recursos humanos el modelo de publicación de unas bases reguladoras comunes para las ayudas a la I+D+i.

Este objetivo pasa también por simplificar la redacción de proyectos, memorias e informes y establecer un calendario para todas las convocatorias, tanto las dirigidas a empresas como las orientadas a grupos de investigación para que puedan planificar su actividad.

Comentarios

Uso de las galerías mineras, un mapa de talento, un «hub» de difusión: las nuevas ideas de la Consejería de Ciencia