«La neña promete. Leonor es tan profesional como Letizia»

Científicos, periodistas, políticos, economistas, militares, juristas, escritores y premiados arropan a la princesa de Asturias ante su primer discurso oficial en el Campoamor


Científicos, periodistas, políticos, economistas, militares, juristas, escritores, premiados,... Daba igual la profesión o el motivo de su presencia en el hall del hotel de La Reconquista, el centro neurálgico de los premios Princesa de Asturias antes de la ceremonia. Todos tenían la mente puesta en Leonor de Borbón y en su primer discurso oficial, que pronunciará en el teatro Campoamor. Su primer acto del día han sido las audiencias con los galardonados de la Fundación, con las medallas de oro y plata del Principado y también con los los mejores expedientes de la Universidad de Oviedo. En ese escenario se ha desenvuelto con soltura pero con cierto nerviosismo. Lo ha comentado alguno de los presentes, que ha reconocido que apenas brotaba un hilo de voz de su garganta. La propia princesa ha reconocido que estaba menos nerviosa de lo que esperaba y ha recibido muchos ánimos. El auditorio está con ella. Solo hace falta escuchar a alguno de los presentes para saber que seguirán todas sus palabras con indulgencia. «La neña promete. Sabe estar. Es tran profesional como Letizia». Las palabras de Rosa Menéndez, la bióloga asturiana, presidenta del CSIC, resume a la perfección el sentir general.

Las audiencias

Las audiencias han sido la prueba de fuego. Rosa Menéndez, medalla de plata de Asturias 2019, ha relatado algunas interioridades. Ha explicado que las niñas, tanto Leonor como su hermana la infanta Sofía se han mostrado muy interesadas por todo lo que se contaban pero que no han preguntado directamente sino que han hablado a media voz con sus padres para preguntarles todo lo que consideraban importante. La bióloga ha calificado el encuentro de entrañable. Ha reconocido que la conversación ha sido coloquial y que el rey Felipe VI ha destacado la importancia del papel de la mujer, tanto en el mundo de las artes como el de las ciencias, dos aspectos que comparten las medallas de Asturias y los premios Princesa. También ha reconocido la importancia de la minería para la región. La presencia de los integrantes de la brigada de salvamento minero lo requería. «Las niñas preguntaban bajito», ha insistido Menéndez. 

«Nos ha dicho que creía que iba a estar más nerviosa. En estos actos, hay que estar un poco nervioso, porque eso te genera la tensión necesaria para hacerlo bien», ha expicado el rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, con ese tono de abrigo que han mostrado todos los asistentes. Una de las graduadas, Cristina Menéndez, ha afirmado que la princesa estaba «temblando» en la charla y la voz le salía «muy floja». «A la pobre no se le escuchaba apenas. Le deseamos mucha suerte y que lo iba a hacer bien. Es una niña, va a estar nerviosa, pero su padre lo hizo bien en su momento», ha apuntado la graduada al recordar el estreno del entonces príncipe Felipe en Oviedo en 1981. Leonor y Sofía han pedido consejo a los ya licenciados sobre cómo afrontar la etapa del instituto. «Les hemos dicho que hay que disfrutar de la educación, del tiempo libre y apoyarse mucho en la familia», ha comentado Alfonso Peñarroya, de 23 años, al término de la audiencia, en la que «no se ha hablado de política», recoge EFE.

La alfombra del Reconquista

Mientras, el hall de La Reconquista bullía. En los corrillos económicos se han ido entremezclando, Pablo Junceda, director general del Sabadell-Herrero; Felipe Fernández, consejero de Liberbank; Belarmino Feito, presidente de Fade y su predecesor y presidente de GAM, Pedro Luis Fernández; Blas Herrero, propietario de Kiss FM; Jacobo Cosmen, presidente del grupo Alsa; los presidentes de las cámaras de comercio de Gijón y Oviedo, Félix Baragaño y Carlos Paniceres; Joel García, presidente de la patronal asturiana de la construcción; o el empresario asturmexicano presidente de Grupomar, Antonio Suárez, también conocido como el rey del atún. La representación política nacional no ha sido demasiado amplia. El presidente del PP, Pablo Casado, ha centrado todos los focos. Meritxell Batet, la presidenta del Congreso ha llegado justo a la reina Sofía y a Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo. Alberto Ruiz Gallardón no se separó de Adolfo Suárez Illana, aunque intercambió alguna confidencia con Ana Pastor. Javier Solana estuvo entre los más madrugadores. Estaba previsto que el presidente de Vox, Santiago Abascal, llegara por la mañana. Finalmente, no estará en Oviedo hasta una hora antes de la ceremonia.

Sobre la alfombra del hotel han pasado periodistas como Álex Grijelmo, Rosa María Calaf, Fernando Garea o María Eugenia Yagüe. El padre Ángel ha estado desde primera hora y no ha perdido la oportunidad de colarse entre un alud de periodistas para saludar a Casado. Ecologistas como Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF en España; el matrimonio integrado por el catedrático Lluis Xabel Álvarez y la prestigiosa feminista Amelia Valcárcel; la embajadora de Polonia en España, Marzenna Adamczyk; el actor César Sarachu. Incluso algún premiado se dejó ver entre la multitud. Ese fue el caso de Siri Hustvedt, que tuvo la oportunidad de callejear durante la mañana por el centro de Oviedo. También salieron los familiares de Salman Khan. Algún fan de la esquiadora Lindsey Vonn ha tenido su recompensa. Un niño pertrechado en el hall ha conseguido su autógrafo.

El presidente del Principado, Adrián Barbón, ha accedido al hotel con la reina Sofía, acompañado por el presidente de la Junta General, Marcelino Marcos Líndez. Barbón se ha presentado en el trayecto por los soportales del hall y le ha explicado a la monarca quién es, la fecha de su llegada al cargo y también que es el primer presidente del Principado nacido ya en democracia, con la Constitución

Ánimos para Leonor

Leonor ha recibido palabras de ánimo de todos los frentes. Mientras que Amelia Valcárcel considera que es un histo más de carácter «familiar» otros como María Eugenia Yagüe considera que es una cita importante que ha despertado mucho interés, ya que se ha encontrado en el hotel con mucha gente que otros años no acudía a la cita. Juan Carlos del Olmo, por ejemplo entiende que es un momento importante porque Leonor representa una nueva sociedad con unas nuevas inquietude y valores, con un mayor interés por la naturaleza y con la defensa del medio ambiente. Tanto Gallardón como Suárez Illana han defendido la trascendencia que tiene porque supone una garantía para la continuidad de la Corona. Rosa María Calaf entiende «la presión» que la joven princesa puede sentir pero cree que no hay que magnificar la situación. «Todo en su justa medida», ha indicado.

El inicio de la comida ofrecida a patronos, galardonas e invitados ha marcado el final de la agenda social. A las dos de la tarde todos han comenzado a pasar a los salones, donde les esperaba el rey Felipe VI. Lejos de las cámaras y de los medios de comunicación, las confidencias han sido más generalizadas. El menú asturiano, servido de pie, a modo de cóctel, ha ayudado. La selección de quesos asturianos, la merluza con verduras, ternera casina preparada a baja temperatura, ensaladas variadas y fabada ha formado parte de la comida. 

    

  

Comentarios

«La neña promete. Leonor es tan profesional como Letizia»