El fundador del partido ASIA admite haber creado una comunidad de bienes que trabajó para Aquagest

La Voz REDACCIÓN

ASTURIAS

Juzgados de Avilés
Juzgados de Avilés

Miguel Ángel Villalba, que votó a favor de la privatización del agua en Avilés, afronta siete años de cárcel por sendos delitos de falsedad en documento mercantil y cohecho

29 oct 2019 . Actualizado a las 19:38 h.

El fundador y exconcejal de la Agrupación Social Independiente de Avilés (ASIA), Miguel Ángel Villalba, ha reconocido que votó a favor de la privatización del agua de Avilés, de la que resultó adjudicataria Aquagest, y creó una comunidad de bienes que realizó obras de albañilería y construcción para esta empresa, pero donde él no figuraba oficialmente por su incompatibilidad con su actividad política. La tercera sesión de la vista oral por el «caso Aquagest», donde se juzgan las presuntas irregularidades en la adjudicación de las piscinas de Corvera, ha arrancado este martes con la lectura de los escritos de calificación de las partes y el auto por el que la juez de lo Penal número 1 de Avilés ha desestimado todas las cuestiones previas planteadas por las defensas. La juez ha rechazado todas las alegaciones de las defensas sobre vulneración de derechos fundamentales y su petición para expulsar del procedimiento al Ayuntamiento de Corvera como acusación particular.

Según informa EFE, en la jornada de hoy han prestado declaración los acusados Miguel Ángel Villalba, su madre, M.E.M., su hermana María Elena, exconcejal de ASIA, y el exnovio de ésta, Alberto Valverde, que fue comunero y candidato por este partido en 2003 y 2007. Miguel Ángel Villalba, que afronta siete años de cárcel por sendos delitos de falsedad en documento mercantil y cohecho, sólo ha querido contestar a preguntas de su defensa y ha asegurado que estaba a favor de la privatización de la gestión del agua, aunque ha negado que su voto fuera «para que se lo llevase Aquagest».

Según su relato, su voto a favor de la privatización respondía al interés de un movimiento vecinal, respaldado por más de 10.000 firmas, y «fue testimonial», ya que la suma de los concejales de los demás partidos que estaban a favor -PSOE, con 11 ediles y PP con 9- configuraban una mayoría suficientemente amplia. Ha desvinculado a su madre y a su hermana, también imputadas, de cualquier relación con los hechos y ha explicado que su hermana era «la recadera», como auxiliar administrativa, de los concejales de ASIA y en los dos meses escasos que ésta estuvo como concejal no se adoptaron acuerdos, ni participó «políticamente en nada».