Liberbank propone recortar 67 milllones en personal con el nuevo ERE

Los trabajadores denuncian que la empresa repartió 22 millones en dividendos este año, la misma cantidad que pretende quitarles cada año

Sistema ARPPA en una oficina de Liberbank
Sistema ARPPA en una oficina de Liberbank

22,8 millones al año. Algo más de 67 millones en el periodo de tres años que estará en vigor. Esa es la cantidad que Liberbank pretende recortar a costa de los trabajadores en el expediente de regulación de empleo (ERE) que acaba de empezar a negociar. Los 67 millones son el resultado del tijeretazo a la jornada laboral y en la misma proporción al salario, la retirada de las aportaciones al plan de jubilaciones, el fin de las ayudas a los estudios, la retirada de la paga de 25 años y hasta la cesta de Navidad. El listado es interminable, ya que cada una de las cajas integradas en Liberbank mantiene alguna condición específica. Así sería el fin la bolsa de vacaciones para los empleados de Caja Extremadura o los premios de dedicación de Cajastur, Caja Castila-La Mancha, Caja Cantabria y Extremadura. Si finalmente, se aprueba, sería el cuarto en los últimos ocho años, el quinto si se tiene en cuenta el que fue anulado por los tribunales. 

El malestar entre los trabajadores crece a medida que se conocen nuevos detalles. José Ramón Estévez, el presidente del comité de la red de oficinas en Asturias, pone algún ejemplo concreto. Este año, Liberbank repartió 22 millones de euros en dividendos. «Es casi la misma cantidad que pretenden reducir ahora a nuestra costa. Es decir, cargan los dividendos a los trabajadores», lamenta Estévez, que no entiende la estrategia del banco, que cerrará el banco por encima de los 110 millones de beneficios. Estévez había vaticinado la semana pasada la cuenta de resultados del tercer trimestre que se ha presentado precisamente hoy, 29 de octubre, solo unas horas antes de la reunión con los sindicatos. Era consciente de que iban a vender una reducción de los beneficios por así justificar el expediente. «Así ha sido», lamenta comparando los datos. Liberbank obtuvo un beneficio neto de 96 millones de euros hasta septiembre, el 10,9 % menos que un año antes, por la menor contribución de resultados extraordinarios y de las operaciones financieras, que cayeron un 41 %, justifica.

La próxima reunión está fijada para la semana que viene, para el jueves 7 de noviembre. Ese día se acaba el periodo informal de 15 días, previo al plazo oficial de consultas del ERE, que aparece recogido en el propio convenio laboral de Liberbank. Esto supone que a partir del próximo jueves, la entidad podrá, en cualquier momento, presentar el expediente y abrir las negociaciones. La plantilla está convencida de que la dirección no esperará mucho más.

Desde la presentación, no se ha avanzado mucho. En la segunda reunión, se han cuantificado esos 67 millones de euros y se ha ofrecido algún detalle pero Estévez asegura que es «todo todavía muy vago». Supone que no sería hasta el periodo oficial de consultas cuando todos los números, todos los detalles aparezcan encima de la mesa. No obstante, el representantes sindical, miembro de la Corriente Sindical de Izquierdas (CS), ya calcula que algunos empleados pueden perder hasta un 17% de su retribución anual. El recorte de horario y salario oscilará entre un 5% y un 8,5%. Las aportaciones al plan de pensiones para los antiguos trabajadores de Caja Extremadura pueden llegar al 8%. En Cajastur, el 6%. Si, además, se retiran las becas a los que tiene hijos y alguna ayuda más, los números salen.

Liberbank propone una nueva rebaja de sueldos y abrir los jueves por la tarde

s.d.m.
Liberbank
Liberbank

La entidad pone sobre la mesa un nuevo ERE que cancela las aportaciones al fondo de pensiones y que mantiene la movilidad geográfica sin límites. «Es inasumible», dice la plantilla

Todavía no es un expediente de regulación de empleo (ERE) formal pero Liberbank ya ha adelantado a sus trabajadores su intención de aplicar nuevos recortes y las principales líneas maestras. Ha aprovechado la mesa de negociación del convenio para intentar a allanar el terreno. La entidad pretende recortar entre 5% y un 8,75% la jornada y el salario de la plantilla en la misma proporción. Esta reducción horaria es ligeramente inferior a la del ERE que todavía se está aplicando, lo que permitiría hacer una carambola y volver a abrir las oficinas los jueves por la tarde. La peor parte se la lleva el área social. La idea es suspender sine die las aportaciones al fondo de pensiones o las ayudas a los estudios de los empleados y a sus hijos. «Es inasumible», indica José Ramón Estévez, el presidente del comité de la red de oficinas en Asturias. Liberbank cuenta en la actualidad en el Principado con algo más de 900 trabajadores y con algo más de 3.000 en toda España.  

Seguir leyendo

Comentarios

Liberbank propone recortar 67 milllones en personal con el nuevo ERE