Guerra abierta en Foro: Cascos dimite como vicepresidente y atiza a Moriyón

ASTURIAS

Carmen Moriyón y Francisco Álvarez Cascos
Carmen Moriyón y Francisco Álvarez Cascos

El fundador del partido seguirá como vocal en la directiva y llama a la reflexión para «enderezar el rumbo del partido»

16 nov 2019 . Actualizado a las 12:16 h.

Nueva crisis interna en Foro Asturias. La enésima. Celebradas las elecciones del 10N -a las que se presentaron en coalición con el PP y en las que lograron que su candidato Isidro Fernandez Oblanca consiguiera escaño en el Congreso de los Diputados-, se abre un nuevo frente de batalla. Y los contendientes en este duelo son de peso: la presidenta del partido, Carmen Moriyón, y el fundador del mismo, Francisco Álvarez Cascos. Este último acaba de renunciar a la vicepresidencia de la formación y deja el cargo haciendo ruido, con una carta en la que atiza a su sucesora e invita a la reflexión «para enderezar el rumbo».

Las discrepancias internas eran evidentes desde hace meses. La relación entre Cascos y Moriyón, y los partidarios de uno y otro, se ha enquistado. A tenor de las explicaciones que da el ya exvicepresidente del partido en su carta, dirigida a Moriyón, la ruptura es por acumulación más que por un hecho puntual. En ese escrito Cascos deja claro que el motivo de su renuncia es «el quebranto de la confianza que deposité en el proyecto político encabezado por ti», y cita explícitamente las «actividades, declaraciones e iniciativas» que se vienen sucediendo desde la campaña electoral de mayo.

Cascos relata cronológicamente la lista de desencuentros, y señala que abandona el cargo porque «no deseo permanecer dando una falsa apariencia de refrendo de los comportamientos de quienes ejercen o desatienden los que tienen atribuidos». En esta despedida, señala culpables de la situación actual del partido. «La debacle electoral de las autonómicas que nos condujo a la pérdida de grupo parlamentario en la Junta General es el resultado, en buena parte, de las equivocaciones cometidas en el desarrollo de la campaña, que sintetizo en que se caracterizó por un largo kilometraje y un corto mensaje». Y aunque reconoce a Moriyón que era «la mejor candidata asturiana», le recuerda que obtuvo «los peores resultados históricos de Foro».