La baja presión fiscal lastra los ingresos de los concejos

Los municipios asturianos están a la cola en ingresos medios por habitante y se sitúa a mitad de la tabla en cuanto a gastos

Dinero
Dinero

Redacción

Los municipios de Asturias están a la cola en lo que a ingresos medios por habitante se refiere y la razón fundamental de que así sea es la baja presión fiscal que tiene la región. Es una de las conclusiones que se extrae del informe Haciendas Locales en Cifras, Año 2017, publicado hace unos días por el Ministerio de Hacienda. Del mismo se desprende también que el gasto de los ayuntamientos por vecino está igualmente por debajo de la media nacional.

El documento recoge que en los municipios españoles se da «una fuerte dispersión» en los valores medios de los ingresos y que si bien las administraciones locales de Cataluña e Islas Baleares presentan un ingreso medio por habitante más elevado, por el contrario, Asturias registra el tercer dato más bajo, sólo superada por Galicia y Murcia. En concreto, el ingreso medio por vecino en nuestra comunidad autónoma se situó en 2017 (último año del que se disponen datos) en 958,07 euros, cuando la media estatal está en 1.143,80 euros. Es decir, un 16,2% menos. Una explicación que justifica esto es la baja presión fiscal, y es Asturias está 18 puntos por debajo de la media nacional, mientras que comunidades como Madrid se sitúan 23 puntos por encima.

Los ingresos llegan principalmente a través del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que supone el 48,6 por ciento del total. Y es que de los 545.659.000 euros, 265.376.000 euros proceden de este impuesto. No obstante, los ayuntamientos aumentan su recaudación gracias a otros impuestos y tasas que suponen otro 25% de ingresos. Un dato que se puede considerar positivo para los gestores municipales es el elevado nivel de recaudación, que se sitúa por encima del 95 por ciento en el cobro de los recibos del IBI, siete puntos por encima de la media española.

Por otro lado, no puede decirse que Asturias esté tan a la cola en lo relativo al gasto medio municipal por habitante. En este sentido se sitúa en la mitad de la tabla, pero lo cierto es que, pese a eso, sigue sin llegar a la media nacional, que está en 1.047,07 euros por habitante, nivel que sólo superan cinco autonomías (País Vasco, Cataluña, Islas Baleares, Aragón y Madrid). El gasto en nuestra comunidad autónoma está en 946,9 euros, con lo que el gasto respecto al País Vasco, que es el territorio en el que más se gasta por vecino, dista casi un 30%.

¿A qué destinan el gasto los ayuntamientos?

La tónica general a nivel nacional es que un porcentaje importante del gasto de los ayuntamientos está destinado al pago de las nóminas de sus funcionarios y empleados municipales. Además, en el caso de Asturias, un 33 por ciento se va a los servicios públicos básicos, si bien la mayoría de este gasto se dirige al bienestar comunitario, mientras que otro porcentaje importante, del 23%, se orienta a la seguridad ciudadana.

El endeudamiento de los municipios asturianos es otro dato en positivo que el informe Haciendas Locales en Cifras. Año 2017. Mientras la deuda viva media municipal se situaba en ese ejercicio en 509,8 euros, con comunidades como Madrid, en las que esa media se sitúa por encima de los 850 euros por vecino, en Asturias esa deuda es de 267,6 euros. No obstante, en los ayuntamientos de seis comunidades autónomas (Galicia, País Vasco, Cantabria, Canarias, La Rioja y Extremadura) la media de endeudamiento es inferior a la de los concejos asturianos.

Cinco claves que desmontan el mito del infierno fiscal asturiano

Luis Ordóñez
Detalle de «El infierno» de Peeter Huys
Detalle de «El infierno» de Peeter Huys

La comparativa de tramos y tasas entre comunidades desmiente que la presión fiscal en el Principado sea más elevada que la media

Quizá por estar en una periodo prolongado, casi permanente, de campaña electoral, en los últimos meses se dio un enfrentamiento inédito entre comunidades a cuenta de la política fiscal, dos modelos enfrentados el de Asturias y Madrid que se cruzaron acusaciones de de insolidaridad hacia la megaurbe central, por parte del presidente del Principado, Adrián Barbón, y de «infierno fiscal» al norte por parte del consejero madrileño de Hacienda, Javier Fernández-Lasquetty. El concepto de «infierno fiscal» no es nuevo y, de hecho, se trata de un argumento recurrente de los partidos asturianos del espectro conservador, desde PP a Vox, cuya diputada Sara Álvarez llevó esta misma semana al parlamento autonómico. 

Seguir leyendo

Comentarios

La baja presión fiscal lastra los ingresos de los concejos