Mallada reclama una reducción fiscal progresiva para apoyar los presupuestos de 2020

El Gobierno regional respone que «no tiene en mente» tomar esa medida porque supondría una pérdida de ingresos

Teresa Mallada saluda a Adrián Barbón ante la presencia de Ana Cárcaba y Dolores Carcedo
Teresa Mallada saluda a Adrián Barbón ante la presencia de Ana Cárcaba y Dolores Carcedo

Oviedo

El Gobierno regional «no tiene en mente» una reforma fiscal que implique una pérdida de ingresos para el Principado en los presupuestos de 2020 y seguirá buscando un acuerdo lo más amplio posible «sin cerrar la puerta al PP», principal grupo de oposición, para garantizar su aprobación en la Junta. De esta forma, cierra la puerta a la propuesta hecha por Mallada, que reclamaba una reducción progresiva de impuestos.

Así lo ha explicado la consejera de Hacienda, Ana Cárcaba, tras participar junto al presidente del Principado, Adrián Barbón, en la tercera reunión de la ronda negociadora de las cuentas del próximo año que han mantenido este miércoles con una delegación del PP encabezada por su portavoz parlamentaria, Teresa Mallada. Según Cárcaba, una vez que el Gobierno ha transmitido, como ayer hizo con Podemos e IU, el techo de gasto previsto para 2020 y los condicionantes de la elaboración del presupuesto -cien millones más en gastos de personal y aumento del gasto sanitario-, el PP deberá trasladarles ahora sus planteamientos «concretos» para determinar si tienen cabida en el proyecto.

Entre las propuestas del PP figura, según ha señalado Mallada tras una reunión que se ha prolongado durante una hora, la posibilidad de iniciar una reducción progresiva de la presión fiscal aplicada a largo de toda la legislatura de forma que en 2023 sea equiparable a la de comunidades autónomas vecinas como Galicia.

Para la consejera, la respuesta a ese planteamiento no puede darse «sin conocer claramente de qué están hablando» mientras que la portavoz popular ha considerado que un presupuesto que implique una subida impositiva sería «destructivo» para Asturias y ha reclamado que el anunciado incremento de las cuentas no se haga vía fiscal sino a partir del aumento de las transferencias corrientes con cargo a la financiación autonómica. Mallada ha agradecido al presidente su invitación a estas conversaciones -el PP ya aprobó con el Gobierno socialista las cuentas de 2015 y 2017-, pero ha abogado porque este encuentro «no se quede en una mera foto, en un gesto sin contenido” dado que salía de la reunión «sin tener claro con qué grupos políticos prefiere pactar».

No obstante, y dado que el Ejecutivo sí ha admitido que da prioridad a los partidos con los que pactó el presupuesto vigente (Podemos e IU), la portavoz popular ha alertado del riesgo de que esas cuentas supongan dar «menos oportunidades a los asturianos» que las que tendrían si se atiende a los criterios de un PP que, ha subrayado, ha hecho unos planteamientos «necesarios y asumibles, pero no de máximos». En materia de gasto, Mallada ha defendido además la necesidad de hacer un esfuerzo para contenerlo mediante una reestructuracion del sector público y una revisión de sus los organismos »muchos de los cuales duplican actividad« y de dar prioridad al apoyo a la industria y a sectores »clave« como el turismo. Esta primera ronda de contactos se cerrará mañana, viernes, con sendos encuentros con Ciudadanos y Foro, dado que Barbón decidió excluir de la misma a Vox.

La portavoz de la formación naranja, Laura Pérez, ya ha anunciado que acudirá este encuentro con intención de negociar «en igualdad de condiciones» que el resto de formaciones «y sin teatritos», a la vez que ha reclamado transparencia en la negociación y que se aclare si hay compromisos ocultos con IU o Foro en contrapartida por haber favorecido que tuviesen grupos parlamentarios propios. En representación de Foro acudirán los dos diputados con los que cuenta en la Junta General, distanciados a raíz del enfrentamiento abierto en el seno del partido entre la presidenta, Carmen Moriyón y el vicepresidente, Francisco Álvarez Cascos.

No obstante, Pumares ya ha advertido de que en ese encuentro defenderán el programa del partido, que «es falso» que haya un pacto oculto entre esta formación y el PSOE y que tendría que darse un giro de 180 grados en las políticas económicas del Gobierno para que obtuviese el apoyo de la formación regionalista. Desde Vox, Ignacio Blanco ha señalado también que su grupo preguntará al presidente sobre esos presupuestos en el pleno ordinario de la próxima semana dado que «Barbón no quiere hablar con 88.000 asturianos», los que dieron su voto a esta formación en las elecciones del 10 de noviembre, informa EFE.

El gasto no financiero del presupuesto para 2020 crecerá en un 2,8 por ciento -el de este año creció un 2,4- hasta alcanzar los 4.143 millones de euros, 112 más de los fijados para las cuentas del ejercicio actual cuya cuantía global alcanzó finalmente los 4.524 millones de euros. Por su parte, el gasto de personal aumentará en unos cien millones de euros respecto a los 1.728,3 millones del presupuesto de 2019, que representaban el 38,2 por ciento de la cuantía global de las cuentas, debido a las mejoras ya aprobadas para los empleados públicos y a la subida del gasto sanitario.

Además, el capítulo de inversiones -357 millones en el presupuesto de 2019- deberá incluir unos 200 millones comprometidos como gasto plurianual por lo que será difícil su »flexibilización«, según la consejera de Hacienda que ha advertido, en relación a las críticas de la patronal de la construcción, de que la cuantía inversora final se conocerá cuando el actual borrador se convierta »en un proyecto de presupuestos«.

Comentarios

Mallada reclama una reducción fiscal progresiva para apoyar los presupuestos de 2020