El PP, la última víctima de la «represión lingüística» en la Junta

Juan M. Arribas

ASTURIAS

28 nov 2019 . Actualizado a las 13:09 h.

Que el asturiano iba a ser el pim pam pum de la legislatura lo demostró el hecho de que arrancara con la negativa, por parte de PP y Vox, a permitir que lo hablara en la Junta la consejera de Cultura, Berta Piñán. El reglamento de la cámara proclama explícitamente el derecho de los diputados a usar la llingua o cualquiera de sus variantes, que para Vox simplemente no existen o no se entienden. A veces. Depende del diputado que esté presente en la cámara.

El pleno del miércoles repitió la polémica con un protagonista inesperado, al empezar su intervención en gallego-asturiano el diputado del PP, Álvaro Queipo. Todo a cuenta una iniciativa en la que defendía el mismo trato para la denominaciones «Ría del Eo» y «Ría de Ribadeo». El PP, que se ha mostrado como acérrimo adversario del uso del asturiano en comisiones parlamentarias, tiene en Galicia un respeto exquisito por la lengua autonómica. Pero las palabras occidentales de Quiepo le sonaban a chino a Ignacio Blanco, de Vox. El diputado pidió al presidente de la Cámara, Marcelino Marcos, que Queipo se expresara en castellano «por no entender en lo que habla».

Blanco hizo su protesta apenas una hora después de que el diputado de Podemos, Rafael Palacios, hubiese fijado la posición de su grupo a una iniciativa de IU sobre salario social usando el asturiano durante todo el tiempo, sin que motivar la queja de ningún parlamentario; según recogió EFE.