Rutas para no perder el paso en Asturias

La Voz

ASTURIAS

El Principado ofrece sendas cortas, vinculadas a monumentos naturales como las cascadas, ideales para recorrer en los días del año con menos luz

29 nov 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

La naturaleza ofrece durante el otoño algo que no es posible encontrar en otra época del año. El sonido de las hojas bajo tus botas, la paleta de colores ocres y tierra, la imagen de los árboles casi desnudos y el murmullo del agua que vuelve a tomar grutas y saltos de los que se retira en verano. Todos estos regalos para los sentidos son protagonistas del otoño. Así que en las jornadas con menos luz del año  merece la pena planificar excursiones para ver con nuevos ojos rincones de Asturias ya conocidos o para descubrir otros que hemos pasado por alto. Hay una red de sendas y de rutas cortas y de una dificultad baja que son perfectas para la estación, para no correr riesgos con el anochecer y para planificar excusiones con la familia o con los amigos, sin necesidad de ser un experimentado montañero. 

Puedes seguirnos en este camino que iniciamos ahora para mostrarte solo un pequeño aperitivo de todas las posibilidades que te ofrece el Principado y que puedes consultar en la web de Turismo del Principado. Son rutas sencillas pero la naturaleza es siempre imprevisible, así que comprueba que todo esté en orden. Asegúrate de que tu ropa y tu calzado son los adecuados y de que has metido comida y bebida suficiente en la mochila, además de un pequeño botiquín y el teléfono. El móvil te servirá para avisar en caso de que surja alguna complicación pero también para dejar constancia de la belleza de los parajes que has recorrido. Dos últimos consejos de montañeros avezados: consulta siempre la previsión meteorológica antes de salir y si eres novato, procura elegir recorridos de no mucho más de dos horas y 300 metros de desnivel.

 El paraíso del agua

Nos ponemos en marcha. Asturias es el Paraíso Natural; lo dice su eslogan turístico, con más de 30 años de vigencia, y también el elevado grado de protección de su naturaleza. Quizá nunca habías pensado que también es el paraíso del agua. El verde de su suelo lo alimentan ríos y cascadas en prácticamente todo el territorio. Estas semanas son una época ideal para descubrir esos saltos de agua en todo su esplendor, tras las lluvias de las primeras semanas del otoño. Hay una serie de rutas que te ofrecen precisamente esa recompensa, una cascada. En muchas ocasiones su sonido te anuncia que estás llegando a la meta.