Varios operadores se interesan por explotar la futura línea de AVE Asturias-Madrid

Aunque la obra no ha concluido, Adif señala que  «se ha detectado interés por operar en el Corredor Noroeste» entre los operadores


Todavía falta un año y, seguramente, incluso para esa fecha no hayan comenzado a circular los trenes que unan por alta velocidad Asturias con la meseta pero ese tramo ya está abierto para el momento de su funcionamiento para la competencia de distintos operadores. Y aunque el noroeste peninsular acumula las mayores demoras en la apertura de la línea ferreas (el caso de la Variante de Pajares es paradigmático) ya hay empresas que han manifestado su interés por la zona, incluida Asturias. En diciembre de 2020 culminará el proceso que comenzó esta semana para la liberalización de larga distancia y alta velocidad con la preadjudicación a los tres operadores que se repartirán la capacidad de las líneas de alta velocidad Madrid-Barcelona-frontera francesa, Madrid-Levante y Madrid-Sur.

Fuentes de Adif destacaron que, aunque la nueva línea de alta velocidad a Asturias ha quedado al margen de estas primeras preadjudicaciones, pues se eligieron tres ejes ya finalizados y con mayor demanda, «sí podemos trasladar que en las reuniones que se han mantenido previas al proceso de liberalización con diferentes agentes del sector, se han recibido consultas y se ha detectado interés por operar en el Corredor Noroeste».

En todo caso las mismas fuentes de Adif explicaron que «las ofertas comerciales que han presentado las empresas, tanto las que han sido adjudicatarias como las que han quedado fuera, son confidenciales y, por tanto, no podemos facilitar más datos. No obstante, Adif es razonablemente optimista en que haya empresas interesadas en explotar las líneas del Noroeste y Norte de España».

Asturias entra en todo caso dentro de los planes de liberalización a largo plazo ya que, tal y como destacaron, «aunque lo que se anunció era la preadjudicación de capacidad marco para los tres corredores de alta velocidad para los que se había detectado mayor interés por parte de las empresas, se liberalizan los tráficos en toda la Red Ferroviaria de Interés General (RFIG). Por este motivo, todas las empresas interesadas en la liberalización pueden solicitar capacidad para cualquier línea ferroviaria española (sea o no de alta velocidad)».

La alta velocidad no llegará a la vida cotidana de los asturianos hasta bastante más tarde de lo anunciado, al menos en 2022. Desde el gobierno ya se baraja una fecha de finalización de las obras en el suficientemente amplio intervalo del segundo semestre de 2019. Pero la circulación no es automática. La alta velocidad exige unas pruebas de resistencia y controles sobre la vía y máquinas que pueden prolongarse varios meses y que son imprescindibles para la seguridad de los viajeros. El peor de los precedentes es el de Granada, que tras terminar las obras, vio cómo se extendía la circulación en pruebas, aún no operativa, durante 18 meses.

En una pregunta parlamentaria, el Ejecutivo asturiano sí ha avanzado que desde su apertura permitirá el tráfico de mercancías. El consejero de Infraestructuras, Juan Cofiño explicó que «la electrificación de la Variante de Pajares recientemente licitada se realizará mediante catenaria alimentada a 25.000 voltios en corriente alterna en ambas vías». A esto añadió además que los trenes de mercancías necesarios para circular por la nueva infraestructura ferroviaria que unirá Asturias con la meseta una vez puesta en servicio «necesitan el empleo de máquinas bitensión». Es decir, unidades que puedan circular por líneas alimentadas a 3.000 voltios en corriente continua para el tramo Gijón-Avilés-Campomanes, y a 25.000 voltios en corriente alterna para el tramo Campomanes-La Robla.

En la competencia de los tres ejes principales ya preadjudicados estará Renfe y otra empresa pública ferroviaria, la francesa SNCF. El tercero es un consorcio formado por la también estatal Trenitalia y Air Nostrum, una compañía aérea española franquiciada por Iberia. Curiosamente, la competencia empezará con operadores públicos, que son los que más capacidad de frecuencias podrían ofrecer. Los franceses empezarán a competir desde el principio con su tren de doble piso low cost. Los italianos demoran sus primeros viajes hasta enero del 2022. «Se trata de un hito que repercutirá en un uso más intensivo de la red, que generará más opciones de movilidad y mejores precios, aspectos de los que los principales beneficiarios serán los viajeros», dijo la presidenta del ADIF, Isabel Pardo de Vera. El ADIF calcula que la entrada de nuevos operadores ferroviarios en el AVE puede reportarle ingresos adicionales de unos 2.000 millones de euros en los próximos diez años, pues se aumentarán las circulaciones en un 65 %.

La Variante de Pajares, según destaca Fomento, tiene 49 kilómetros de longitud entre La Robla y Pola de Lena. Se pondrán en servicio los dos túneles de base de 24,6 kilómetros simultáneamente, con una configuración de ancho mixto en la vía este y ancho ibérico con traviesa polivalente en la oeste, en una primera fase. 

Según el Ministerio, esta solución permite que ambas vías sirvan para el tráfico de pasajeros y de mercancías sin afectar a los tiempos de viaje ni a la capacidad de la infraestructura, a la vez que favorece la conexión ferroviaria con los puertos asturianos y reduce el impacto de posibles incidencias. Además, la traviesa polivalente en la vía oeste permite el cambio a ancho estándar en fases posteriores de la explotación.

Las obras de construcción de la Variante de Pajares han recibido ayudas europeas por un importe total de 628,3 millones de euros.

Comentarios

Varios operadores se interesan por explotar la futura línea de AVE Asturias-Madrid