Turismo, campo, energías renovables y servicios públicos: Asturias y Galicia se alían frente al futuro

Empresarios, políticos y sindicalistas reunidos en los Encuentros del Eo apuntan todas las oportunidades que se abren ante ambas comunidades si comienzan a trazar estrategias clave

Más de 170 invitados acudieron al encuentro en la Casa de la Cultura de Vegadeo
Más de 170 invitados acudieron al encuentro en la Casa de la Cultura de Vegadeo

La ría que nos une, no la que nos separa. Solo con el hecho de ver a la desembocadura del Eo como un nexo de unión y no como una barrera infranqueable, solo con ese cambio de mentalidad, se ha producido un salto de importancia. En ese nuevo paradigma coinciden los políticos, empresarios y sindicalistas que han asistido al debate protagonizado por los presidentes de Asturias y Galicia, Adrián Barbón y Alberto Núñez Feijoo, en Vegadeo, organizado por La Voz de Galicia y La Voz de Asturias, en colaboración con el Banco Sabadell-Herrero. ¿Cuáles son esas oportunidades que han salido a la luz? Los empresarios ven en el turismo y el sector agroalimentario dos de los nichos de mercado más claros. Existen tantas similitudes a ambas riberas que parece imposible cerrar los ojos. Pero hay otras alianzas trascendentales que tejer, la de la industria, para proteger los sectores sobre los que ahora se cierne la sombra de la incertidumbre, o la de los servicios públicos, que tienen en la negociación de la financiación autonómico su principal pulmón.

Los puntos en común son, a juicio, de los asistentes, casi 200 agentes económicos, políticos y sociales, tan grandes que las diferencias ideológicas de los Gobiernos no tienen por qué convertirse en un escollo. La receta parece sencilla, al menos a primer golpe de vista. Cooperación y coordinación. Lo han reconocido Barbón y Feijoo, que se han tendido la mano en más de una ocasión. Lo han señalado políticos como la delegada del Gobierno, Delia Losa, o la portavoz del PSOE en la Junta General, Dolores Carcedo. Lo han suscrito representantes de los trabajadores, como el secretario general de CCOO Asturias, José Manuel Zapico. También lo ha hecho la amplia representación empresarial.

El organizador

Pablo Junceda, director general de Sabadell Herrero, ha calificado los Encuentros en el EO de «debate de altura». En su opinión, el presidente del Principado, Adrián Barbón, y el de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, han sabido «combinar la experiencia y la juventud, y los dos lo han hecho a un gran nivel».

Junceda ha señalado que para dar oportunidades a las empresas hay que tomar una serie de medidas. Por ello, ha apuntado que es necesario reducir los costes de la electricidad de la gran industria, introducir cambios en materia fiscal y reducir los trámites burocráticos. En cuanto a los principales nichos de mercado de las empresas asturianas y gallegas, el dirigente del Sabadell Herrero ha destacado tres: «la capacidad de desarrollo de I+D+I, que está vinculada a nuestras universidades; el mundo turístico, con un paisaje y un paisanaje excepcional; y el desarrollo de la industria agropecuaria».

Las patronales

Belarmino Feito, presidente de la FADE, ha citado otros sectores en los que considera que las empresas asturianas y gallegas pueden encontrar líneas de negocio. «No cabe duda que estamos en tiempos de cambio, de transición», ha afirmado el líder de la patronal, quien ha destacado como nuevos nichos de mercado «todo lo relacionado con el ámbito de la movilidad y la generación de energía». Eso sí, ha lanzado una advertencia: «Es necesario que la transición y el cambio de modelo no se produzca de forma abrupta porque eso implica una fractura».

Por su parte, Carlos Paniceres, presidente de la Cámara de comercio de Oviedo, ha señalado la necesidad de impulsar la colaboración empresarial entre las compañías de dos comunidades que son frontera como Asturias y Galicia. Entre las principales oportunidades de negocio comunes, el responsable de la cámara ha destacado el Camino de Santiago y las oportunidades que ofrece el turismo en la España Verde. En su opinión, es fundamental «potenciar el peso que el noroeste que se ha perdido. Para ello, es importante que los gobiernos estén alineados y que el buen entendimiento entre Asturias, Galicia y Castilla y León continúe».

En la misma línea se ha expresado Joel García, presidente de la patronal de la construcción CAC-Asprocon. «Las amenazas son importantes pero también las oportunidades», ha afirmado. El líder de los empresarios se ha mostrado confiado en que el AVE sirva para dinamizar la economía regional y ha señalado «el turismo y la movilidad» como sectores de futuro. También ha citado el Camino de Santiago como «motor económico muy importante», y ha pedido que se invierta en infraestructuras turísticas para exprimir al máximo todas las oportunidades que ofrece.

De turismo ha hablado con conocimiento de causa José Luis Álvarez Almeida, presidente de Otea, la patronal de la hostelería, la hotelería y el turismo. Almeida está seguro de que la Ruta Jacobea es un camino repleto de oportunidades y ha recordado el proyecto de hotel en hotel, que tiene elaborado para ayudar a los peregrinos en su recorrido, desde la frontera con Francia. Es un ejemplo de las sinergias para aprovechar. Pero también ha reconocido que es necesaria una mayor coordinación de las administraciones, «para que la regulación sea más homogénea». ¿En qué terrenos? Desde la urbanística a la oferta conjunta de las estaciones de esquí del noroeste. La ría del Eo, a su juicio, es un paradigma de la excelencia turística que se puede vender a ambos lados.

El presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios, Ignacio Calviño, ha barrido para casa y ha insistido en la necesidad de potenciar «la creación de nuevas empresas con la creación de mesas multisectoriales de debate» en las que los jóvenes puedan encontrar el apoyo suficiente para aventurarse en el emprendimiento. Al margen del aspecto puramente económico, ha apuntado la urgencia de mejorar las comunicaciones entre ambas comunidades, especialmente en esa bolsa inmensa de terreno y población del suroccidente

Los empresarios

El presidente de Alsa, Jacobo Cosmen, ha señalado que «lo que no podemos permitirnos, de ninguna manera, es bajar el nivel de actividad industrial ni de la economía real». Cosmen ha asegurado que la única razón de movilidad voluntaria es la laboral y profesional, por lo que ha dejado claro que «si queremos abordar nuevos proyectos, son necesarios nuevos recursos, y si no generamos más actividad y nuevas empresas, todo irá menguando». En cuanto a los retos de futuro, ha apuntado que «junto a las restricciones ambientales aparecen oportunidades ambientales» y ha añadido que, para afrontarlos, «necesitamos la vocación de entendernos, porque sumando voluntades tenemos más opciones que de forma individual». «Colaborando somos mucho más eficaces que por separado», ha aseverado.

Luces y sombras vislumbra Rufino Orejas en el presente. El responsable de Química del Nalón, al igual que sus colegas, ve con claridad el parecido de ambas economías y el abanico de oportunidades que esto abre al campo, a la industria y al resto de los mercado. A su juicio, para conseguir aprovechar estos nichos, las administraciones deberían «fomentar la actividad de las grandes empresas tractoras, que generan riqueza y abren el campo a las demás, y porque son, además, las que más puedes invertir en investigación». Orejas estima que los Gobiernos de las dos comunidades tienen que vigilar el« imparable proceso de transición ecológica» para que sea ordenado y justo, algo que no cree que sea ahora mismo. «En Europa la ideología dominante no pisa el suelo», ha lamentado, y cree que los procesos de cierre no pueden ir por delante de los de apertura de nuevas inversiones. «Necesitamos algo real», ha añadido.

Álvaro Platero, presidente de Astilleros Gondán, ha asegurado que la empresa que dirige tiene garantizada la carga de trabajo para los dos próximos años pero ha reconocido que «el entorno general también nos afecta». De hecho, ha señalado que hay astilleros en Galicia que sí tienen problemas y ha afirmado que «eso puede hacer daño al sector, por lo que debemos hacer esfuerzos para que se solucionen».

El exvicepresidente del Principado y actual representante de Asla, empresa vinculada al aluminio, ha apostado por tres ejes de trabajo conjunto entre las dos comunidades. En primer lugar, hay que establecer una línea de trabajo común para potenciar las infraestructuras y las comunicaciones, para que el noroeste esté ligado a Europa y al mundo. En segundo lugar, ha ha apuntado la necesidad de «crear estructuras coordinadas para potenciar la industria agroalimentaria de calidad». Por último, pero en el mismo plano de importancia, ha reclamado un plan conjunto de explotación forestal y de transformación de la madera.

En otro terreno completamente diferente, Antonio Blanco, de la Fundación Alimerka, ha aportado la doble vertiente de la organización a la que representa. Desde el punto de vista de la alimentación, ha destacado la importancia del sector agroalimentario en cambas regiones y la riqueza que genera el campo, la pesca, la ganadería, por lo que cree que las administraciones deben coordinarse para conseguir un desarrollo de la economía basado en los recursos locales. Del mismo modo está convencido de que tanto Asturias como Galicia tienen multitud de fundaciones, de gran peso social, trabajando en los mismos terrenos por lo que podrían poner experiencias en común experiencia. «La creación de alianzas es siempre muy interesante», ha apuntado.

Los presidentes de las autoridades portuarias de Gijón y Avilés, Laureano Lourido y Santiago Rodríguez Vega, creen que ellos ya están en el camino que han marcado muchos de los presentes en el Encuentro del Eo. Lourido ha explicado que, en su caso, «ningún puerto compite con el otro sino que trata de completar o complementar la oferta». Ha señalado que la forma de funcionar de Gijón y Avilés es ya un modelo en sí mismo y que en toda la cornisa noroeste es también así. Rodríguez Vega ha añadido que comparten, en muchas ocasiones, clientes y que lo que hacen es «coordinar los servicios y cada uno dar lo que necesita».

Políticos asturianos

La óptica no difiere demasiado de la empresarial, aunque no entra en el terreno de los nichos concretos de mercado, en el negocio puro, sino en el mundo de oportunidades que se abre cuando dos territorios con tantos puntos en común, económicos y sociales, reconocen que el entendimiento es el mejor modo de no convertirse en irrelevantes.

La delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa, señala que los beneficios de la colaboración para ambas regiones son obvios, que los modelos económicos tienen muchas similitudes y que la relación fluida es fundamental para defenderlos y potenciarlos, desde el campo a la industria, sobre todo en un momento clave por la transición energética. Losa ha recordado la necesidad de hacer frente juntos a la situación demográfico y ha repetido la idea del presidente Barbón de tejer alianzas para no correr el riesgo de ser totalmente irrelevantes. «El ejemplo que ha puesto Barbón es claro. Si 500 millones de europeos corren el riesgo frente a muchos millones más de chinos. Qué puede hacer Asturias en solitario que apenas tiene un millón», ha reconocido.

«Está claro que hay muchas más cosas que nos unen de las que nos separan, con independencia del signo político de cada uno de los Gobiernos», ha admitido el presidente de la Junta General del Principado, Marcelino Marcos Líndez, también presente en Vegadeo. Es un convencido de la necesidad de defender de manera conjunta el futuro de la industria y ha puesto como ejemplo de éxito la inclusión de ambos territorios, dentro del Corredor Atlántico, algo para lo que fue necesario ejercer presión ante Europa. Incluso es partidario de rubricar alianzas más allá de las bilaterales. El entendimiento con Galicia es necesario, ha reconocido, pero «si se pueden sumar más regiones, mejor».

La portavoz del PP en la Junta General, María Teresa Mallada, también defiende los beneficios del entendimiento pero no cree que Asturias y Galicia estén en una situación de igualdad. Mallada ha explicado que el Principado tiene que aprender de las políticas que está desarrollando Feijoo y, sobre todo, ha hecho referencia a los planes para la fijación de población y la lucha contra la sangría demográfica. Cree que los gallegos están en una buena posición como para empezar a revertir la tendencia y ha lamentado que en el Principado no haya ninguna medida concreta sobre la mesa. Durante el Encuentro del Eo se ha hecho referencia a la Ley de Impulso de la Demografía de Galicia que es la última iniciativa de la Xunta.

No está en la misma clave su homóloga Dolores Carcedo, portavoz socialista en el Parlamento asturiano. Entiende que Asturias y Galicia deben poner en común problemas comunes para ver cómo pueden ayudarse a resolverlos, exponer sus experiencias y aprender del vecino. Lo importante es tener en mente una nueva idea y lejos de competir, empezar a cooperar. La demografía y las infraestructuras son para Carcedo dos claros ejemplos, además de la transición ecológica y la industria. La portavoz ve necesario propiciar cuantos más puntos de encuentro, mejor.

¿Y los trabajadores?

Ha habido representación sindical en Vegadeo. José Manuel Zapico, secretario general de CCOO Asturias, es un firme defensor de los beneficios de la alianza noroeste e, incluso, de abrirla al norte de Portugal. Zapizo ha defendido la necesidad de buscar puntos en común más allá de las fronteras nacionales. Esas estrategias tienen que caminar en tres direcciones, la de la reivindicación, la coordinación y las oportunidades económicas. La principal reivindicación tiene que ser el encaje de los servicios públicos de calidad dentro de la financiación económica, con especial atención a los recursos para el fomento de la natalidad, y también con una definición clara de la industria y de una transición ecológica justa. La coordinación debe servir para aparcar competencias que se han demostrado estériles en muchos terrenos. Zapico ha recordado alguno de los que han copado decenas de titulares, como las autopistas del mar o la oferta de vuelos. Otro ejemplo es la Sanidad. Barbón quiere extender a Galicia el convenio firmado con Cantabria, para que la asistencia se preste en el centro de salud más cercano. El responsable de CCOO lo ha apoyado porque tampoco en la planificación cree que tiene que haber fronteras. Por último, en el terreno de las oportunidades, ha coincidido con lo dicho también por el mundo empresarial, desde la economía forestal, al campo, la agroalimentación, la potenciación de las energías renovables, con especial atención a las firmas de fabricación de componentes; o el turismo, como el Camino de Santiago como eje vertebrador.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Comentarios

Turismo, campo, energías renovables y servicios públicos: Asturias y Galicia se alían frente al futuro