Pablo González mantiene abierta la guerra en el PP tras la absolución de Venta

El diputado no descarta seguir la vía civil contra el exsceretario general y Mercedes Fernández se pregunta «¿y ahora qué?»

Pablo González y Luis Venta
Pablo González y Luis Venta

La guerra abierta en el seno del PP asturiano se mantiene viva a pesar de los cambios en la composición orgánica del partido (con la expresidenta Mercedes Fernández llevada al Senado) y de la sentencia que absolvió a Luis Venta del caso de supuestas amenazas remitidas por carta al entonces concejal en Gijón, y hoy diputado en la Junta General, Pablo González.

En la mañana del jueves, la titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Gijón absolvió a Venta del delito leve de amenazas al considerar probado que el entonces secretario general del partido había remitido la carta desde correos pero que no podía probarse que fuera el autor de su cometido. En su defensa, Venta siempre argumentó que se había limitado a reenviar un texto con amenazas que se había recibido en el partido. Pero esta sentencia, ante la que cabe recurso, no ha resultado definitiva para Pablo González que hizo público un comunicado en el que afirma que se reserva la posibilidad de seguir el litigio por otras vías y que mantiene sus sospechas sobre Venta.

En su escrito, González afirma que «se da por probado que dicha carta se envío de forma anónima por parte de Luis Venta Cueli, lo cual resulta completamente contradictorio con la versión mantenida por él desde el primer momento». Venta y los testigos favorables a su declaración afirmaron que habían reenviado la carta con un postit explicatorio que Gonzalez niega que exista. En este sentido, el gijonés insiste en que la sentencia absolutoria cierra la vía penal pero no la civil «con lo que no exculpa en modo alguno a Luis Venta Cueli, sino que apunta hacia una vía judicial distinta».

«Independientemente del sentido del fallo, no considero que los hechos probados en la sentencia se compadezcan con una forma de proceder mínimamente razonable entre compañeros de partido, especialmente si uno de los mismo ha sido Secretario General del Partido Popular en Asturias», concluye González.

La sentencia y la declaración del diputado deja las armas en alto en un conflicto que el PP asturiano arrastra desde que Pablo Casado accediera a la direccion nacional del partido y optara por desplazar a Mercedes Fernández de la candidatura autonómica para elegir a la actual portavoz, Teresa Mallada. De hecho, tras conocerse la sentencia, la propia Mercedes Fernández se preguntó en su cuenta de tuiter «¿y ahora qué?»

En la actualidad el PP asturiano se encuentra en una situación de vacío de poder. Luis Venta fue suspendido después de que se abriera el juicio por amenazas y tras meses de graves encontronazos con Teresa Mallada, Mercedes Fernández tiró la toalla en septiembre y renunció a la presidencia regional para encabezar la lista de la formación al Senado desde Asturias.

En principio Génova debería haber nombrado una presidencia interina hasta la celebración del congreso pero nunca llegó a hacerse, esgrimiendo la repetición electoral como el principal motivo de la demora y dentro del partido ya se da por hecho que el cónclave definitivo se celebrará en los primeros meses de 2020. Hay muy escasas expectativas de que Luis Venta vaya a ser repuesto en la Secretaría general, ya con Mercedes Fernández en su escaño en la cámara alta, un grupo parlamentario que en su conjunto es afín a Teresa Mallada y la posibilidad más que cierta de que la propia portavoz se haga con la presidencia del partido en Asturias el año próximo.

El PP asturiano, en piloto automático hasta 2020

L. Ordóñez
Teresa Mallada
Teresa Mallada

Sin presidente interino ni secretario general, el congreso para la elección de la nueva dirección regional no se celebrará al menos hasta febrero

Tras los convulsos meses que siguieron a la designación por parte de Génova de Teresa Mallada como candidata en las elecciones autonómicas, las aguas internas del PP asturiano parecieron apaciguarse un poco con la renuncia de Mercedes Fernández a la presidencia del partido regional y su marcha al Senado (escaño que logró en noviembre). Sin embargo, la formación se mantiene con una dirección interina fantasma, en la que no hay un responsable nombrado por Madrid y también sin secretario general después de la suspensión de Luis Venta por un caso de supuestas amenazas que se está dirimiendo en los tribunales. El PP de Asturias tiene dos relevantes huecos en la cúpula de su directiva (ni presidente, ni secretario general) y no hay perspectivas de que esa situación se resuelva en el corto plazo. Todo lo que quedó aparcado por la repetición electoral se mantiene por el momento en el mismo estado y no hay fechas fijadas tampoco para la celebración de un congreso regional en el que debe concretarse el nombre de quien se pondrá al frente de la presidencia regional, no al menos hasta comienzos del año próximo y no antes de febrero.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Pablo González mantiene abierta la guerra en el PP tras la absolución de Venta