Barbón dice que el diálogo presupuestario con IU, Podemos, Foro y Cs continúa

Niega que las cuentas vayan a suponer una subida de impuestos y, ante las críticas de la patronal, dice que la misión del Gobierno es aportar un proyecto global para Asturias, «no de parte»

El presidente del Principado, Adrián Barbón, atiende este domingo a los medios
El presidente del Principado, Adrián Barbón, atiende este domingo a los medios Alberto Morante

Redacción

El presidente del Principado, Adrián Barbón, ha asegurado que el diálogo con IU, Podemos, Foro y Ciudadanos para tratar de sacar adelante el proyecto de ley de presupuestos de Asturias para 2020 continuará hasta el 26 de diciembre, el día fijado para que el pleno parlamentario lo someta a votación. «El tiempo del diálogo sigue con estos grupos», ha señalado el presidente del Principado tras incidir que las cuentas públicas diseñadas por su ejecutivo recogen planteamientos hechos por todas esas formaciones, a la que ha pedido que decidan si quieren ser influyentes o irrelevantes.

Barbón ya cuenta con el apoyo de los dos diputados de IU, formación con la que ha alcanzado un principio de acuerdo que deberá ahora ser refrendado por los órganos de dirección de la coalición, pero no son suficientes para contar con una mayoría suficiente que garantice la aprobación de las cuentas regionales del próximo año. Los socialistas gobiernan Asturias con el respaldo de 20 de los 45 diputados que conforman el hemiciclo asturiano por lo que precisan del apoyo de otros tres parlamentarios -o de dos y de la abstención de un tercero- para evitar la prórroga presupuestaria.

Podemos considera que no se dan las circunstancias para dar su apoyo a este presupuesto, posición que Barbón espera que reconsideren y que los morados «opten por ser influyentes», al igual que ha hecho su organización a nivel nacional al pactar con el PSOE. Tras señalar que «seguirán profundizando» en el diálogo con los partidos que han hecho llegar al gobierno planteamientos realistas -con Vox no hubo negociación presupuestaria y al PP le da por autoexcluido de la misma por pedir una reducción progresiva de la presión fiscal-, Barbón ha incidido en que el presupuesto presentado «quiere nacer del diálogo» y por eso recoge planteamientos de todos los grupos con los que ha continuado la negociación.

El Consejo de Gobierno aprobó el pasado jueves  5 de diciembre unas cuentas públicas por un importe de 4.757 millones de euros, de los que casi siete de cada diez euros se destinan a gasto social y más de un euro al pago de la deuda, que incluyen guiños a esos cuatro grupos parlamentarios en materia educativa, sanitaria o de apoyo al medio rural, con desgravaciones por nacimientos, actividades económicas o el uso de transporte público.

«Son los presupuestos posibles. Hay que tener los pies en el suelo: parten de una realidad compleja, de compromisos que había que respeta, pero que incluyen elementos de innovación», ha destacado el jefe del Ejecutivo asturiano antes de asegurar que por primera vez las cuentas regionales «hablan de lleno del reto demográfico» tanto por las desgravaciones previstas como por priorizar a los «municipios medianos y pequeños, que son los que más sufren el despoblamiento».

Sobre este punto, ha señalado que beneficiar a esos concejos para luchar contra el despoblamiento no debe provocar las críticas de otros por sentirse maltratadas por las actuaciones que reservan para ellos en estas cuentas, como ha hecho Oviedo, porque, según Barbón, pedir inversiones en función del número de habitantes «es un argumento muy peligroso, es el del independentismo catalán cuando dice que España les roba porque invierte en las regiones más pobres». Si se quiere «dar solución a la Asturias que se vacía, se tiene que notar en los presupuestos», según Barbón, que los considera también innovadores desde el punto de vista de lo social y un «punto de inflexión» en la recuperación de la inversión, la apuesta por el municipalismo y la incorporación «de forma decidida » de la ciencia y la investigación, según informa Efe.

Ante las críticas de la patronal asturiana, que los considera poco inversores, ha dicho que entiende y escucha a todo el mundo pero que la misión del Gobierno es aportar «una visión global de Asturias, no de parte, un proyecto de comunidad autónoma». Ha negado que estas cuentas vayan a suponer una subida de impuestos: «En el debate sobre fiscalidad hay que hablar las cosas claras, no podemos hacernos trampas. No han subido los impuestos en estos presupuestos sino que bajan con bonificaciones expresamente vinculadas al reto demográfico, pero si el debate es bajar los impuestos a quienes más ganan o a quienes más patrimonio tienen, nosotros ese no es el camino que vamos a defender nunca». 

También ha reconocido que se han priorizado inversiones en educación, sanidad o carreteras frente a otras, como las que necesita la estación invernal de Valgrande Pajares porque el Gobierno «no está en condiciones de destinar cinco millones para su mantenimiento».

De hecho, ha señalado que «a lo mejor hay que ir a otras fórmulas de gestión» de la estación invernal sobre la que ha planteado la necesidad de darle viabilidad y de ver cómo puede hacerse de forma compatible con la realidad financiera de Asturias.

Comentarios

Barbón dice que el diálogo presupuestario con IU, Podemos, Foro y Cs continúa