El irregular año de las empresas asturianas en Bolsa

La cotización de GAM es la que más subió en 2019 y la de Ence la que más bajó

Logo de Duro Felguera en la bolsa
Logo de Duro Felguera en la bolsa

Oviedo

El 2019 fue un buen año para el conjunto de la Bolsa española. El IBEX, el índice que agrupa a las grandes compañías del país, subió el 12%, pero el comportamiento de las cotizadas asturianas fue desigual. Con todo, los datos son mejores que los de 2018, ejercicio en el que todas perdieron valor excepto Ence. Curiosamente, la papelera fue la que sale peor parada salió de este 2019, mientras que GAM fue la que más subió.

GAM

La empresa de alquiler de maquinaria parece que ha dejado atrás la inestabilidad. Después de varios años de pérdidas, arrastrada por la crisis de la construcción, la empresa ha sabido diversificar mercado. Tras la fuerte apuesta de los bancos por su salvación, que llegaron a adquirir la mayoría de la compañía, el año pasado el presidente de Gestamp, Francisco Riberas, a través de su sociedad Halekulani, llegó a un acuerdo para hacerse con el 63% de la compañía asturiana por casi 21 millones. El movimiento gustó a los inversores y la acción de la compañía cerró 2019 a un precio de 1,55 euros, el 56% más que al cierre del ejercicio anterior.

Sabadell

El Sabadell, propietario del Herrero, es la otra compañía que mejoró resultados respecto a 2018. El banco aprovechó la subida del IBEX -ganó un 12%, un porcentaje elevado que no sirvió para compensar las pérdidas de 2018- para subir un 4%. Cada participación vale ahora 1,04 euros frente al euro con el que cerró 2018.

Liberbank

El año pasado no fue bueno para Liberbank en Bolsa. Presente continuamente en rumores sobre posibles fusiones -la negociación estuvo avanzada con Unicaja y Abanca tanteó su compra, aunque sin resultados en ninguno de los dos casos-, la entidad que lidera Manuel Menéndez perdió el 21%. Cada acción vale 0,34, mientras que hace un año el precio era de 0,43 euros.

Liberbank acaba de iniciar un proceso de compra de acciones propias y su consejero delegado ha invertido 50.000 euros, con lo que ha comprado una participación del 0,0057%. Los consejeros con participación accionarial más significativa en Liberbank son Ernesto Tinajero, que tiene un paquete a través de Aivilo Spain, del 7,15 %; Luis Masaveu, con una participación del 0,16 %, y Manuel Menéndez, con el 0,057 %.

Duro Felguera

La compañía asturiana no acaba de levantar cabeza y su crisis va camino de cronificarse. Después de un 2018 en el que aprobó una ampliación de capital, una nueva línea de avales y la refinanciación de la deuda, parecía que lo peor había pasado, pero el tiempo ha demostrado que siguen las tensiones. Los problemas de tesorería hacen que los directivos sigan buscando nuevas soluciones, con la entrada de un socio mayoritario como alternativa. Esta inestabilidad no gusta a los inversores, y la cotización de la empresa sufrió importantes altibajos. Sin embargo, no puede realizarse una comparativa anual, ya que la compañía aprobó un contra split, una medida que supuso la agrupación de cada 50 acciones en una. La empresa cerró el año con un precio de 0,35 euros por participación.

ArcelorMittal

Tampoco 2019 fue un buen año para ArcelorMittal. Las tensiones derivadas por los aranceles impuestos por Trump a los productos de acero y las continuas amenazas de nuevos gravámenes condicionaron la producción de la compañía y eso se tradujo en una pérdida del valor de las acciones del 13% anual, al pasar de los 18,002 euros con los que cerró 2018 a los 15,62 euros de este año.

Ence

La papelera con sede en Navia fue la que más sufrió en 2019 entre la cotizadas asturianas. La empresa entró el IBEX 35 el año pasado debido a sus buenos resultados en 2018, pero este año estuvo a punto de salir. Finalmente logró mantenerse en el selecto grupo de las empresas más importantes del país, y eso a pesar de dejarse un 32%. Cada acción vale ahora 3,67 euros frente a las 5,36 con los que cerró 2018.

Comentarios

El irregular año de las empresas asturianas en Bolsa