Por qué miles de inquilinos asturianos no soportan a sus caseros

Seis de cada diez arrendatarios asturianos acusan al propietario de alquilar viviendas «descuidadas» y sin las reformas necesarias. Las reparaciones, la retención de fianza, los pagos en negro o la subida de la renta, motivos principales de las desavenencias

Una mujer observa los anuncios de pisos de alquiler
Una mujer observa los anuncios de pisos de alquiler

Redacción

Aunque suele trascender más la mala relación de los caseros con sus inquilinos por motivos varios, como puede ser la morosidad o las condiciones en la que dejan la vivienda cuando la dejan o se acaba el contrato, parece ser que muchos arrendatarios también tienen razones para estar descontentos con quien le ha alquilado la vivienda. Lo desvela el informe Inquilinos vs Caseros. Los conflictos en la vivienda de alquiler en España (2019) elaborado por la División de Hogar de Línea Directa. Dicho informe evidencia que el 60 por ciento de los inquilinos asturianos acusa a su casero de alquilar viviendas «descuidadas» y «en mal estado». No hacerse cargo de una reparación (48%), retener la fianza sin motivo (25%) y pedir «pagos en negro» (20%), son algunas de las principales desavenencias entre inquilinos y propietarios.

Así 4 de cada 10 arrendatarios de la región reconocen haber tenido en alguna ocasión conflictos con su casero y un 23 por ciento afirma que la razón fue por una subida del precio del alquiler, que llegan a considerar «abusiva e injustificada». No son los únicos datos que desvela el estudio. También que el 45 por ciento de los asturianos que viven de alquiler confiesa hacerlo por no poder permitirse comprar una vivienda. Y un 50 por ciento de los inquilinos del Principado admite haber tenido dificultades para encontrar un piso.

Esto se debe a que en la última década el mercado del alquiler en España ha experimentado un crecimiento moderado. Entre 2007 y 2017, se han incrementado los alquileres un 3,3 por ciento, alcanzándose ya los 3,5 millones de viviendas (el 18 por ciento del total). El informe de Línea Directa achaca ese incremento de los alquileres a la situación económica, la dificultad de acceso a las hipotecas o el cambio de la propia mentalidad de los españoles, entre otros motivos. Sin embargo, la subida de precios y la disminución de la oferta disponible son otros de los inconvenientes que se encuentran a la hora de buscar un piso.

Aunque no es algo habitual, en ocasiones las disputas se enquistan hasta tal punto que es necesaria la intervención de terceros. En los casos más extremos, que en cifras supone que 1 de cada 10 inquilinos ha tenido que acudir a un procedimiento de mediación o arbitraje por desacuerdos con su casero. El completo estudio arroja datos respecto a la accidentalidad en el hogar: el 23 por ciento de los inquilinos afirma haber sufrido algún siniestro estando de alquiler. Los más comunes en estos hogares son los daños por agua o inundaciones (60%), los daños eléctricos (21%) y las roturas de cristales (16%). Asimismo, un 4% de los siniestros en las viviendas de alquiler españolas fueron causados por la típica decoración de Navidad.

El 60 por ciento de las viviendas en alquiler, sin seguro de hogar

A pesar de ser uno de los bienes más valiosos, asegurar la vivienda sigue sin ser una prioridad para los españoles; incluso para quienes deciden poner su propiedad en el mercado del alquiler. De hecho, la División de Hogar de Línea Directa estima que en España hay aproximadamente 2,2 millones de viviendas residenciales alquiladas sin seguro del hogar, lo que supone el 63 por ciento del total. Un fenómeno que, quizás, sea debido al desconocimiento que existe en relación al aseguramiento de una vivienda alquilada: el propietario tiende a asegurar la propiedad que alquila (el continente) y el inquilino sus muebles y enseres (el contenido).

Este desconocimiento va más allá y casi el 30 por ciento de los inquilinos españoles declara ignorar por completo si la casa en la que viven está asegurada, especialmente los más jóvenes (18-29 años) quienes muestran un menor grado de conocimiento sobre estas cuestiones. Además de los dolores de cabeza que conllevan, estos siniestros también son una importante causa de conflicto. Tal es así, que el 55 por ciento de los españoles que viven en alquiler asegura haber tenido problemas con su arrendador por algún siniestro. Entre las razones más frecuentes se encuentra el no tener contratado un seguro del hogar, y así lo asegura 1 de cada 5 inquilinos.

Las comunidades con más y menos conflictos

Ahora bien, no todas las comunidades autónomas presentan el mismo grado de conflictividad entre arrendadores y arrendatarios. En este sentido, los territorios con más desavenencias son Andalucía (44%), Galicia (42%) y Extremadura (41%), también se encuentra por encima de la media nacional Asturias con un 36 por ciento. En el lado contrario se sitúan La Rioja (14%), Navarra (24%) y País Vasco (28%), donde inquilinos y caseros puede decirse que se «llevan mejor».

Para Francisco Valencia, director de Gobierno Corporativo de Línea Directa Aseguradora, «la situación actual en la que se encuentra el mercado de la vivienda de alquiler no es del todo satisfactoria. Por eso, Línea Directa ha querido analizar los principales conflictos que se producen en las viviendas en régimen de alquiler y sus consecuencias en distintos niveles: el aseguramiento o la tensión en los precios de estos alquileres, entre otros».

Para la elaboración del sondeo de opinión, la consultora MDK ha realizado una encuesta online a 1.700 personas que viven en régimen de alquiler de toda la geografía nacional. La encuesta se llevó a cabo entre el 27 de noviembre y 11 de diciembre de 2019.

Comentarios

Por qué miles de inquilinos asturianos no soportan a sus caseros